Publicada en 1956, Aullido se forja como uno de los textos incendiarios del momento. Su escritura y su sentir reflejan la inconformidad de quienes no vieron en el American way of life un modo de vida ni un ideal a seguir. Refleja una dura y frenética crítica ante la sociedad acomodada pero demacrada por el consumismo, que no piensa y no reflexiona sino que se limita a la materialización económica de los valores -ya no personales-, sino los ofertados por el mercado en donde el fin último no es más sino obedecer al sistema mediante el logro de una credencial o de un status reconocido.

Desde hace una par de días, se dio a conocer una de las noticias más importantes y trascendentales en la historia política del país. El Consejo Nacional Electoral le otorgó la personería jurídica al partido de las FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común), con lo cual el panorama político del país se expande, al igual que las elecciones para el 2018, y parece moverse.

Por ello, es momento de actualizar en qué va la carrera al palacio de Nariño, y cómo se mueven los partidos y candidatos, de cara a las elecciones del 2018

Con base en imaginarios como este un presidente vesánico quiere crear muros y prohibir el ingreso a su país de personas que profesen la religión de Mahoma y, por otro lado, los dueños del mundo coordinan estrategias de erradicación indiscriminada de sospechosos en los países donde afirman, “reina el terrorismo”.

Colombia hoy enfrenta dos coyunturas económicas importantes: la primera gira en torno a la decisión de suplir los ingresos fiscales que se han dejado de percibir por parte de las exportaciones de petróleo; la segunda consta de conseguir la forma de recoger el monto necesario para abastecer el posconflicto. La parte operativa de la nueva tributación ha cumplido. Sin embargo, aún quedan dudas respecto a si la reforma cumplirá con el craso objetivo de satisfacer las necesidades que requiere la implementación de los acuerdos en un contexto de paz.

Quisiera empezar este artículo con el final, es decir, cuando apagan las luces y la gente se levanta poco a poco. Alguien detrás de mi esposa y de este humilde servidor dijo lapidariamente: “Películas locas y esta”. Y sí, la película es una completa locura, pero no por ello no relata, no por ello no tiene sentido, todo lo contrario; tiene muchos. Si uno captura las metáforas de manera eficiente, se verá que la película tiene varios mensajes contundentes, pero al mismo tiempo confusos en clave de pesadilla, porque esa es la estructura de la última película de Darren Aronofsky, una completa pesadilla.

Hoy, después de haber pasado por los escritos en pocos caracteres, los filtros fotográficos, los videos de opinión con clasificaciones en cuenta regresiva de la más diversa índole donde se pueden mezclar los 10 peores actores de comedia turca con los 7 asesinos en serie más prolíficos de la historia, damos paso a algo tan intrínseco a la condición humana como la curiosidad: la banalidad.