Lo que necesitamos con urgencia son partos humanizados. Como la OMS plantea, se requiere “más tiempo y menos presión”. Las madres tienen el derecho de decidir cómo quieren traer su bebé al mundo, deben sentirse seguras y acompañadas. No debemos olvidar que el parto es un acto natural, no es una enfermedad ni algo ajeno al ser humano, así que se debe tomar con la misma naturalidad.

No obstante, a pesar de contar con cifras y casos concretos que reflejan el impacto nocivo de la actividad minera sobre el medio ambiente aún no parece haber una respuesta institucional concreta frente a dicha situación (…) Así, mientras no se determinen los costos de oportunidad de las actividades mineras, con respecto a su impacto sobre los ecosistemas regionales, la emisión de títulos y licencias no dejará de ser un acto irresponsable con respecto a la autosostenibilidad de las comunidades y sus territorios en el largo plazo.

La coyuntura por la que pasa nuestra patria hermana Venezuela empeora cada vez más y, nosotros los colombianos, parecemos destinados a ser el revulsivo con el que esperan contar cerca de un millón doscientos de venezolanos que, hasta el momento y sin contar los repatriados, han emigrado en busca de oportunidades y un nuevo comienzo en tierras nacionales, la pregunta es… ¿Estamos para esas?