Impunidad sistémica

El estudio Índice Global de Impunidad México (CESIJ, 2016)1, sitúa a Colombia como el tercer país a nivel mundial con mayor impunidad, con un porcentaje de 75.6%, sólo superado por México con un 75.7% y por encima Filipinas con un 80%.

Anuncios

El estudio Índice Global de Impunidad México (CESIJ, 2016)1, sitúa a Colombia como el tercer país a nivel mundial con mayor impunidad, con un porcentaje de 75.6%, sólo superado por México con un 75.7% y por encima Filipinas con un 80%. Además de la cercanía en el IGI, en un estudio de Transparency Internacional2, México y Colombia recibieron 30 y 37 puntos respectivamente, en una escala que de 0 a 100, 0 equivale a ‘’altamente corrupto’’ y 100 a ‘’muy limpio’’. Lejos de ser coincidencia, éstas variables están íntimamente ligadas, según concluye el estudio del CESIJ, en México ‘’la impunidad alimenta la corrupción, acrecienta la inseguridad y genera más violencia’’ y  ‘’va de la mano con la delincuencia organizada’’, una similitud más entre México y Colombia, quienes además de su historia de conflictividad armada interna han tenido  gobiernos con poca o ninguna alternancia ideológica, el PRI en México desde 1928 casi que como partido único y la alternancia liberal- conservadora en Colombia, con sus variaciones en el uribismo y santismo.

En Colombia, como lo dijo el Senador Jorge Robledo en el debate de La Verdad Total Odebrecht, ‘’hay un sistema de corrupción operando… lo que hay son auténticas organizaciones criminales’’3, que existentes desde la creación del Frente Nacional como un acuerdo entre las élites políticas y económicas, no sólo inducen a la corrupción sino también a la impunidad.

El pasado 10 de Julio, la Fiscalía envió al presidente del Consejo Nacional Electoral, Alexander Vega, los oficios No 0524 y 1945, a partir de los cuales dice que se puede concluir certeramente que Odebrecht sí asumió costos relacionados con las campañas presidenciales de Santos y de Zuluaga, y aunque ambas cartas hacen énfasis en que el acopio de pruebas se da por la premura del tiempo para la adopción de decisiones por parte del Consejo Nacional Electoral, que para el momento era de 5 días máximo, disgusta pero no sorprende que decidan salir tarde con resultados, lo cual era obvio desde el principio, pues claros son los conflictos de interés del Fiscal Martínez, cabeza del ente acusador, por su cercanía política con Cambio Radical y su cercanía económica a Sarmiento Angulo, socio de Odebrecht.

Dentro del CNE no hay certeza del futuro del proceso y de los tiempos de caducidad para aplicar sanciones, que podrían ser desde la devolución de los dineros aportados por el Estado a cada campaña hasta la prohibición de presentar candidatos propios a las elecciones de 2018, pues dentro del ente se manejan 3 tesis diferentes y la decisión depende de lo que propongan los magistrados que llevan cada caso. Pero independientemente de la fecha de caducidad sancionatoria que se decida, un velo de impunidad cubre el caso, pues los magistrados son postulados por los partidos políticos y elegidos por el Congreso de la República en donde esos mismos partidos tienen mayorías aplastantes. Así, 8 de los 9 magistrados son altamente dependientes de los partidos que los pusieron en sus puestos y que están relacionados con los gobiernos y partidos que ellos mismos deben investigar y eventualmente sancionar.

Sigue siendo el alivio de la corrupción un gran reto de la reforma política, la cual lejos de solucionar el problema con mecanismos como la lista cerrada, parece querer terminar el conflicto armado de la misma manera que la violencia bipartidista, con un acuerdo político entre élites que cierre filas para la participación democrática de partidos minoritarios y además que permita la continuación de elecciones y gobiernos corruptos, garantizando la máxima impunidad a cambio de la aprobación de favores para la élite económica.

Escrito por: Camilo Alcalde.

Imagen tomada de goo.gl/Wg6Z4o

Notas al pie de página:

1 http://www.udlap.mx/igimex/assets/files/igimex2016_ESP.pdf

2  http://transparenciacolombia.org.co/indice-de-percepcion-de-la-corrupcion-2016/

3 https://www.youtube.com/watch?v=DVdVO_sgg_M

4 http://bit.ly/2v68H0G

5 http://bit.ly/2tfFHpE

“Estado laico, seres libres”

Este es el evento público más grande que realiza la comunidad para celebrar la tolerancia y la igualdad, por ello, miles de personas se reúnen anualmente para conmemorar los disturbios de Stonewall.

El anterior 2 de julio en Bogotá se realizó, como es de costumbre, la marcha por el Día del Orgullo Gay, en la que miles de colombianos se hicieron participes, no sólo por la reivindicación de los derechos de la comunidad LGBTIQ, sino también por el reconocimiento de un “Estado laico” y la integración de la comunidad en eventos de carácter religioso, como lo será la visita del Papa Francisco el próximo mes de septiembre.

Este es el evento público más grande que realiza la comunidad para celebrar la tolerancia y la igualdad, por ello, miles de personas se reúnen anualmente para conmemorar los disturbios de Stonewall: una serie de protestas que desembocaron en las próximas luchas reivindicatorias por los derechos civiles de las personas homosexuales.

Son varias las manifestaciones de la comunidad LGBTIQ que se han transformado en tradición en la ciudad capitalina, desde las muchas actividades e integraciones en la Universidad Nacional, hasta el ciclo rosa en la Pontificia Universidad Javeriana, que ha sido muy polémico dentro de la conservadora comunidad católica.

Sin embargo, no hay ninguna que reúna tanta gente y sea tan festiva como la ya acostumbrada Marcha por el Orgullo Gay que se realiza el sábado siguiente al 28 de junio, día en el que se celebra internacionalmente.

Pero, ¿qué hubo de especial en esta ocasión?

El movimiento de este año estuvo marcado, no solo por el color, la música y la alegría de sus participantes como de costumbre; sino que esta vez se presentó la particularidad de que varios padres y madres marcharon en favor de la aceptación y el amor.

Muchos de ellos se movilizaron en un gesto de apoyo para con sus hijos y la comunidad en general. Esto se realizó por medio de pancartas y camisas en las que invitaban a los demás padres a aceptar y apoyar a sus hijos, todo en pro de un mensaje de cariño y de diversidad.

Aunque el ambiente de la marcha estuvo marcado por la celebración, las manifestaciones artísticas y una alegría desmedida, el recorrido estuvo muy definido por los aspectos políticos que importan a la comunidad, muchos que aún deben ser luchados y otros muchos celebrados como victorias. Tal es el caso de la caída del plebiscito de la senadora conservadora Vivian Morales, que rápidamente se hundió en la Comisión de la Cámara. Este plebiscito, según afirmaba la senadora, era reclamado por la comunidad para “convocar el rescate de los valores, siendo firmes por mamá y papá” y con ello salvar la institución de la familia.

¡NO MÁS INTOLERANCIA, POR UN NUEVO PAÍS!

A pesar de esto, no todo fue celebración, muchos de los asistentes recordaron la poca aceptación y los casos de homofobia extrema que amenazan a la comunidad. La persecución a los miembros LGBTIQ, la discriminación en razón de la preferencia sexual o en varios casos del género; además de los muchos homicidios de personas transgeneros en los últimos años, son algunos de los variados casos que movilizaron a la comunidad.

Estado laico, seres libres 2
Tomado de goo.gl/TY1D4f

Este último caso, se ha convertido en un problema de importancia internacional, ya que son muchas las instituciones que se han pronunciado frente a la dificultosa situación. Llama la atención principalmente, la intervención de la OMCT (Organización Mundial Contra la Tortura) en el año 2011, en la cual el Secretario Internacional de la organización se refiere a la situación como de carácter URGENTE y agregó:

En general la OMCT manifiesta de nuevo su serio rechazo frente a la existencia en Colombia, y en este caso particular en el Departamento del Valle del Cauca, de frecuentes casos de tratos crueles y violentos, y de asesinatos de mujeres trans quienes además en muchos casos son trabajadoras sexuales, y reitera que la repetición de tales actos muestra la existencia de un patrón de crímenes de carácter transfóbico (…)

De igual manera la CDIH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos), en el año 2012, se pronunció frente a la situación y explicó que es obligación del Estado investigar todos estos casos y responder lo más pronto posible frente a estos. Asimismo, la Comisión insto al Gobierno a tomar acciones para evitar la repetición de estos casos de intolerancia e hizo un llamado para proteger los derechos de la comunidad LGBTIQ. Esto se debe a las preocupantes cifras que, aunque han disminuido en los últimos años, lo han hecho lentamente. Desde el 2010 se han reducido los homicidios gradualmente, año en el que se presentaron 172 casos, en adelante las cifras son alentadoras pero la lucha contra la intolerancia aún parece muy larga.

En él año 2011 se reportaron 119 casos y en el 2012 se presentaron 98. En los años 2013 y 2014 fueron asesinadas 164 personas pertenecientes a la comunidad según reveló la ONG Colombia diversa, que desde ya hace varios años viene abanderando la divulgación, la defensa y el desarrollo de las personas LGBTIQ. La cifra disminuye de una manera que da esperanza, aún más en los últimos años. (Más Información en http://colombiadiversa.org/acerca-de-colombia-diversa/)

Sin embargo, es preocupante todavía la cantidad de homicidios trans que se presentan anualmente, por esto, marchas como la del pasado 2 de julio, son el escenario para que estos casos sean divulgados y aquellos temas que no se discuten diariamente sean expuestos a la sociedad.

De todas formas, la jornada transcurrió tranquila y pacíficamente, los participantes simplemente solicitaron que estas personas fueran recordadas y exigieron que ante este tipo de violencia, haya más apoyo por parte del Gobierno para que no sigan sucediendo, ya que este tipo de actos de intolerancia, no deberían volverse a presentar en un país que está en medio de un proceso de transición a la paz, en el que el primer paso a tomar, debe ser transformar la sociedad colombiana.

El amor, el principal protagonista de la marcha

El principal mensaje de la movilización era que la aceptación es parte de una sociedad moderna. Además de recordar que la misma comunidad apoyaba y se nutría de cualquier manifestación de amor.

Estado laico, seres libres 3
Tomado de goo.gl/CRhhts

Por ello, cientos de parejas marcharon para que sus derechos sean realmente reconocidos y se les tratase como verdaderos ciudadanos. En sentido a ello se divulgó y desarrolló el eslogan de la marcha Estado laico y de cuerpos libres”. Con el fin de separar la opinión publica de asuntos religiosos y encaminar a la sociedad colombiana por la ruta de la aceptación y la tolerancia.

Por último, se recordó a todo el país que el amor puede venir en cualquier forma y color, y cada quien puede decidir amar sin ningún límite.

¡QUE VIVA EL AMOR!

Por: Santiago Rodriguez. Cachaco puro y amante de Colombia, estudiante caleto de la Universidad Nacional, comprometido con el cambio social y la transformación del país. Interesado particularmente en temas de política, realidad social, el fútbol y Colombia. La opinión, la comunicación y la educación son las herramientas mas importantes que se tienen para trasformar el mundo.

Imagen tomada de: goo.gl/EfnDjY

COLOMBIA COMO REALMENTE DEBERÍA SER

En lugar de devolver nuestro estado a la época de la Inquisición y el Oscurantismo, todos los colombianos deberíamos trabajar unidos en la construcción de un país más civilizado, más respetuoso de las libertades individuales y que de verdad ofrezca oportunidades a sus ciudadanos sin importar sus condiciones particulares.

Desde hace algún tiempo, se ha vuelto común en nuestro país, que algunas personas hablen de “Colombia como debe ser”, proponiendo un modelo de Estado retrógrado que limita y polariza. Bajo ese modelo, solo tendrían espacio esos que comparten la misma visión y filosofía de vida. Los demás, serían condenados al silencio, a la exclusión o al exilio.

Los miembros más visibles de esos sectores radicales proponen soluciones extremistas para, según ellos, acabar los “problemas” del país. Entre sus propuestas aparecen por ejemplo, la redacción de una nueva Constitución Política y la eliminación de la entidad que actúa como el guardián de la constitución que hoy tenemos, es decir, la Corte Constitucional colombiana.

Según esas personas, quienes además hacen parte de algunos de los partidos políticos tradicionales, no es viable que exista igualdad de derechos entre los colombianos porque en Colombia existen diferencias que no pueden ser aceptadas y la ley debe castigar y excluir a quienes no son “como deberían ser“. El gran pecado aquí es no pertenecer al modelo tradicional de familia que ellos defienden.

Estas personas y sus movimientos políticos, intentan introducir un nuevo Apartheid en Colombia. Apartheid es un sistema de segregación y discriminación respaldado por el Estado, que beneficia a unos ciudadanos sobre los otros. Ha sido usado en países como Alemania en 1930, Sudáfrica entre los años 1950 y 1990 y en Estados Unidos hasta la década de 1960.

Estos sistemas discriminatorios no respetan los derechos humanos fundamentales; por eso deben ser detenidos antes de que continúen polarizando nuestro país. Los medievales políticos que respaldan y están tratando de imponer este Apartheid, también proponen que Colombia vuelva a tener una religión oficial cuyos principios sean seguidos rigurosamente por todos los ciudadanos. Incluso, proponen la concentración de más poder en el jefe del órgano ejecutivo, es decir, en el Presidente de la República, para garantizar que sus ideas, sus tradiciones y su moral sean seguidas y obedecidas por todos. Si esto pasara, se desequilibraría completamente el principio de la división e independencia de poderes, desarrollado en los siglos 17 y 18, y que constituye la base del estado moderno que tenemos hoy.

En lugar de devolver nuestro estado a la época de la Inquisición y el Oscurantismo, todos los colombianos deberíamos trabajar unidos en la construcción de un país más civilizado, más respetuoso de las libertades individuales y que de verdad ofrezca oportunidades a sus ciudadanos sin importar sus condiciones particulares. Un país en el que todos quepamos y al que todos le aportemos.

Considero que las características de la Colombia que realmente deberíamos ser son las siguientes:

  1. COLOMBIA RESPETUOSA. Todos los ciudadanos sin importar sus condiciones particulares deben ser tratados con dignidad, igualdad y respeto. Ese respeto debe extenderse también a nuestro medio ambiente y a los animales que habitan nuestro país multicolor, multicultural y biodiverso.

2. COLOMBIA ORGULLOSA. Un país al que todos sus ciudadanos se sientan orgullosos de pertenecer y donde no haya cabida para frases o pensamientos como “la política es el arte de robar”, “el vivo vive del bobo”, “solo hay un modelo de familia aceptable”, “lo malo de la rosca es no estar en ella”, “el fin justifica los medios y por eso todo se vale”, “negro ni el mercedes”, “prefiero un hijo muerto que marica…” Estos no pueden seguir siendo los valores que le estamos inculcando a las nuevas generaciones y mucho menos los principios sobre los cuales está edificada nuestra sociedad.

3. COLOMBIA EMPLEADORA. El trabajo realmente dignifica al ser humano. Si trabajamos en condiciones dignas, que incluyan salarios y horarios de trabajo justos y si existiera un verdadero compromiso por parte del Estado y de la empresa privada para la generación de empleo, seguro será más fácil que todos los colombianos empecemos a trabajar POR Colombia y no PARA unos pocos.

4. COLOMBIA TRANSPARENTE. El país es rico pero está mal administrado. En total, casi el 50% de los recursos públicos en Colombia son hurtados o mal invertidos. Los fondos que son de todos, deberían ser manejados como una urna de cristal, es decir, cualquier colombiano sin importar en donde se encuentre, a través de las plataformas tecnológicas que tenemos hoy, debería tener acceso fácil y en tiempo real, a la toda la información sobre cómo son invertidos los recursos públicos. El presupuesto, los gastos y las contrataciones (con sus soportes), de todas las entidades del Estado, deberían estar disponibles en Internet para que podamos hacer las sumas y las restas de manera pública y así poder supervisar qué es lo que se está haciendo con la plata de todos los colombianos.

Imaginemos por un momento qué pasaría si ese 50% de los recursos públicos que son nuestros, pero que se roban o son mal manejados, fueran invertidos de forma correcta y vigilada (por todos), por ejemplo en temas como educación, salud, seguridad, infraestructura, servicios públicos básicos, etc.

  1. COLOMBIA ENTENDIDA. Considero que algo que cada vez segrega y margina más a los ciudadanos vulnerables, es la complejidad del vocabulario que usan las entidades públicas. El acceso a la justicia debería ser más fácil y claro, simplificando los procedimientos estatales. Esto incluye la manera como se presenta la información sobre las finanzas públicas.

En mi opinión, cambiar a Colombia no es tan difícil como parece, pero uno de los problemas para lograrlo es que nos hemos acostumbrado a que nos manejen y gobiernen de cierta forma y nos han convencido de que el sistema político actual es el único que podemos tener.

¿Será que no es viable construir un país diferente en el que quepamos y aportemos todos? Yo creo que si. ¿Y usted?

¿Debemos detener este nuevo Apartheid para que no se institucionalice en nuestro país? Yo creo que si. ¿Y usted?

¿Vamos a patrocinar políticos y partidos que odian, discriminan y generan violencia contra sus vecinos, sus familiares y sus amigos? Yo no. ¿Y usted?

 

Por: Fernando Merchan abogado, con MBA en Oxford Brookes University.

Facebook: https://www.facebook.com/FernandoMerchanRamos/

Twitter : @FernandoMerchanR

Instagram: fernandomerchanramos

Blog : https://vocesporlajusticiasocial.wordpress.com/

Email: fernandomerchanjusticia@gmail.com

¿Podría haber igualdad en el trabajo en Colombia?

La equidad y el respeto, se convierten mas en una formalidad, y lo que hace iguales a hombres y mujeres en ambientes laborales, es lo bajo a lo que pueden llegar para conseguir lo que quieren…

La verdadera igualdad entre hombres y mujeres en ambientes laborales vista desde la perspectiva de un ingeniero

Muchas cosas se imagina uno cuando comienza a trabajar, piensa sobre sus futuros e inciertos compañeros, sobre la empresa donde va a laborar, las cosas que hará ahí. Pero lo que más sorprende es cómo la sexualidad, desde diferentes perspectivas, se utiliza como herramienta para encontrar excusas, poder y beneficios laborales. Me considero un hombre feminista, también al ser sexualmente diverso, eso amplia más mis perspectivas sobre la sexualidad. Sin embargo, al empezar mi vida laboral me estrellé con la cotidianidad colombiana, ya que esperaba un ambiente… distinto. No obstante, lo que encontré fue totalmente diferente.

Muchas cosas se dicen sobre el espacio laboral para las mujeres, sobre las cosas que tienen que enfrentar cuando trabajan, las diferentes formas de acoso, la desigualdad salarial, etc. Pero, ¿qué pasa cuando uno como hombre tiene que competir contra un “escote” o la bruta definida por Isabella Santodomingo? Es en ese momento en el que uno se da cuenta que el feminismo puede llegar a ser hipócrita y usado a conveniencia. Algunas mujeres (sin importar su estado físico) se valen de la misoginia, machismo y chovinismo de sus jefes y compañeros para minimizar el impacto de sus errores o aumentar la trascendencia de lo que hacen. No pretendo generalizar y decir que todas las mujeres son así. Caería en un error demasiado grave, más porque he tenido la oportunidad de trabajar con excelentes mujeres que me han enseñado mucho a nivel profesional y personal, estas sabias mujeres siempre tienen una posición laboral superior a la mía y son significativamente mayores que yo.

Creo también que muchos de nosotros, en sus respectivos ambientes laborales, hemos descubierto un patrón en las mujeres, son muy pocas las que les gusta hacer equipo con otras mujeres, pero la mayoría abiertamente dice que prefiere hacer equipo con otros hombres, y la respuesta al porqué de esto es que “entre ellas los ataques siempre son mas traperos y hay mas hipocresía”, mientras que, supuestamente, los hombres tienen más solidaridad de género y si hay ataques siempre son de frente, lo cual en mi experiencia debo decir es totalmente falso, tanto hombres como mujeres, literalmente, hacen cualquier cosa con tal de una promoción laboral.

Como mencione previamente, se tiene la noción que entre los hombres existe más la “camaradería”, o al menos eso parece. Pero en realiad eso es totalmente falso. Los hombres podemos ser tan viperinos y cizañeros, llegando a competir con Regina George de Mean Girls. Me atrevería a decir que tal vez se percibe la camaradería porque siempre hay combos de hombres, aunque en verdad terminan siendo “roscas” exclusivas: si estás en la rosca bien, te beneficias de todo; si estás por fuera, serás victima de matoneo laboral y peor aún, si tu jefe está en la rosca, serás al que le toque venir a trabajar los sábados, al que no le den días libres en semana santa o aquel que nunca tendrá días libres compensatorios, así hayas hecho méritos suficientes.

En la última compañía para la cual labore, tuve muchos compañeros “homosexuales de clóset” que según muchos no se les “notaba”, pero pues al final, casi literalmente, “florecían”. Habían lesbianas también, pero ellas no eran tan obvias como mis compañeros que se esforzaban por ocultar su homosexualidad a toda costa. Es en este tema donde surge otro interrogante, ¿puede una persona sexualmente diversa, ser plenamente abierta en su entorno de trabajo? En Colombia tal vez no. Noté otro patrón desafortunado en la última empresa donde trabaje, el gerente de Recursos Humanos. y un chico del área financiera. eran pareja. No tuve líos con eso, pero eran otros hombres homosexuales de la empresa los que al parecer encontraban interesante señalarlos a ellos, no sé por qué, me arriesgaría a decir que para crear la suficiente atención sobre ellos para ocultar su propia homosexualidad, ¿cómo es posible que un homosexual trate de perjudicar a otro por su condición sexual? La verdad, no sé. Pero me parece algo triste y desafortunado que personas que son cobardes en todo el sentido de la palabra busquen hacer matoneo a otros de su misma condición sexual.

Ser abiertamente homosexual en este país es todo un acto de valentía, el hecho de que muchos decidan permanecer en el “clóset” es decisión de cada quien, pero eso no les da ningún derecho a tener esa clase de actitudes tan bajas y patéticas en contra de los que viven su diversidad sexualidad de forma abierta y plena. También vi una cosa desafortunada, hombres jóvenes que usan su sexualidad para beneficiarse de hombres mayores (aunque estos lleven la etique de “feos”), debido a que estos están en una posición laboral superior, lo hacen a cambio de cargos y salarios más altos.

La igualdad laboral sí existe. Pero no es la que nos imaginamos, hombres y mujeres cambian totalmente su actitud, ser adultos, estudiados, con especializaciones, maestrías, doctorados, termina por convertirse, generalmente, en credenciales. Porque lo cierto es que ser “altamente educados” no muestra que sean verdaderamente educados, o cuando menos, totalmente competentes para el trabajo a desarrollar. La equidad y el respeto, se convierten mas en una formalidad, y lo que hace iguales a hombres y mujeres en ambientes laborales, es lo bajo a lo que pueden llegar para conseguir lo que quieren, ¿desafortunado? Sí. Depende de cada quien. Así que feministas, recuerden que el feminismo es igualdad de condiciones entre hombres y mujeres, y por otro lado, hombres, en este sentido seamos más feministas.

Por:Jorge Parra Amaris. Miembro GAEDS UN (Grupo de Apoyo y Estudio de la Diversidad de la Sexualidad – Universidad Nacional de Colombia) y estudiante de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia.

Imagen tomada de: goo.gl/UXV0hD

Tu mejor amigo

Déjame presentarte a un amigo. Tu mejor amigo. El mejor amigo que jamás tendrás (…) Estoy hablando del Artículo 13 de nuestra Constitución Política.

Déjame presentarte a un amigo. Tu mejor amigo. El mejor amigo que jamás tendrás. No puedes reconocerlo, pero él es tu amigo. Él es constante, leal y siempre está ahí. Quienquiera que seas, él es alguien que te defenderá. Él te ve por lo que realmente eres -y él está orgulloso de ti-. Este amigo salvaguardará tu derecho de vivir tu vida de la manera que tu deseas vivirla. Él no te juzgará y siempre será real y verdadero a menos que tú permitas que lo silencien.

Estoy hablando del Artículo 13 de nuestra Constitución Política. Para aquellos de ustedes que no están familiarizados con él, aquí está lo que dice:

«Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica ».

Queridos lectores y compañeros, si todavía no están familiarizados con él, quiero que todos conozcan este artículo y sus palabras porque son las palabras con las que construiremos una sociedad justa en Colombia. El Artículo 13 de nuestra Constitución será el fundamento de nuestra campaña “Voces por la Justicia Social”. Es una campaña inspirada por ti y por las historias increíbles, fuertes y conmovedoras que me enviaste durante las últimas semanas desde que le escribí una carta a mi primo Oswaldo Ortiz Ramos (SuperOOTv).


Todas estas historias tienen una cosa en común, demuestran que, a pesar de nuestra Constitución y nuestro amigo, el Artículo 13, en nuestro país los Derechos Humanos de los colombianos de todos los colores, creencias y preferencias, son vulnerados por la discriminación. Discriminación en el trabajo, en la prensa, en la calle, en un restaurante, a veces incluso en la casa. Estas personas son discriminadas por lo que creen, a quién aman, el color de su piel, dónde viven, de dónde vienen. Mi respuesta es que todos merecemos el respeto que nos da la ley y necesitamos asegurarnos de que la conozcamos y la usemos como una herramienta para salvaguardar ese respeto.

¿Cómo es que todas las personas que me han escrito y las demás que sienten la misma frustración e impotencia por temas como estos no tienen una voz? ¿realmente existe en Colombia una política pública en contra de la discriminación? como abogado sé que existe la Ley 1482 de 2011, pero ¿se está aplicando realmente? ¿sirve para algo? ¿Será que está bien que, en las Iglesias o sectas, en las redes sociales, en los medios de comunicación, en las paredes, en las marchas, y a veces hasta en los recintos legislativos se irrespete y se agredan los derechos humanos y la dignidad de las personas sin que pase nada? ¿Y entonces porque alguien me ofende o me agrede yo tengo el derecho a hacer lo mismo?  ¿el papel del Estado Colombiano cuál es? Pues no es otro que el defender y garantizar la aplicación de la ley, incluyendo el Artículo 13 de nuestra Constitución. Ojalá los colombianos podamos despertar pronto antes de que empiecen a gestarse en nuestro país grupos extremistas que empiecen a imponer criterios radicales que vulneran los Derechos Humanos y la dignidad de nuestros compatriotas.

Debemos unirnos para que todas nuestras historias sean oídas y conocidas por las autoridades competentes en nuestros tribunales, y así, poder exigirle a nuestro sistema jurídico que observe y garantice nuestros derechos castigando a sus agresores. Si queremos que realmente haya Justicia Social, es responsabilidad de TODOS ayudar a defender nuestros Derechos Humanos.

Únete a mí y al creciente número de Voces por la Justicia Social siguiendo nuestra campaña y actividades en Facebook, Twitter, Instagram y nuestro Blog. Estamos en el inicio de nuestro viaje y necesitamos el apoyo de todos para hacer oír nuestras voces.

Pronto empezaré a compartir herramientas jurídicas fáciles de utilizar y los datos de contacto de las diferentes fundaciones que se están uniendo a esta causa. Los invito a publicar en nuestra página de Facebook o compartir conmigo en privado sus historias. Haré mi mejor esfuerzo para leerlas todas.

Afectuosamente,

Fernando Merchán Ramos

Facebook: https://www.facebook.com/FernandoMerchanRamos/

Twitter : @FernandoMerchanR

Instagram: fernandomerchanramos

Blog : https://vocesporlajusticiasocial.wordpress.com/

1 de Mayo: Día Internacional de los Trabajadores

A pesar de verse distintas organizaciones sindicales, se escuchó una misma voz que exigía mejorar las condiciones laborales con salarios justos y dignos.

El pasado lunes 1 de mayo  se conmemoraron las lucha de los sectores obreros: El Día Internacional de los Trabajadores. En Bogotá, salieron a marchar trabajadores de diversas afinidades políticas, reclamando ser escuchados para reivindicar sus derechos laborales y mejorar las condiciones de trabajo. A pesar de la confluencia de distintas organizaciones sindicales, se escuchó una misma voz que exigía mejorar las condiciones laborales con salarios justos y dignos.

Dentro de la movilización se podían observar niños y adolescentes que acompañaban a sus padres o que se manifestaban por cuenta propia en este día que se conmemora a nivel mundial, el cual se nació en Estados Unidos, en 1886, en plena revolución industrial, donde miles de personas se concentraron en la plaza Haymarket exigiendo reducción laboral de 12 a 8 horas. La manifestación terminó de manera abrupta tras la intervención de la policía debido a un artefacto explosivo que cayó en la plaza. Ese acto dejó un número desconocido de heridos y muertos.

Fueron juzgados ocho “responsables” de este suceso, en dónde tres fueron llevados a prisión y cinco a pena de muerte. Se dice que este último juicio fue manipulado y llegó a ser calificado como Juicio Farsa. Estos cinco líderes sindicales se les llevo a ejecución en la horca y se les conoce como Los Mártires de Chicago. Es en memoria de este suceso que trabajadores se movilizan por la resistencia y el respeto de los derechos de cada uno de los trabajadores.

Por último, dejo esta precisa y sabia frase de Aristóteles:

“Lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama”.

Por: Maria Angélica García Puerto @marieangelicablog

Imagen tomada de: goo.gl/MVrKxH

Cada vez da más pereza ir a la Feria del Libro de Bogotá

Al ver los índices de lectura de las poblaciones por donde pasan este tipo de eventos culturales, se nos alarga la cara por la vergüenza que sentimos.

La Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo) cumple ya 30 años de fundada. En sus inicios fue parte de los procesos de desarrollo de la capital en la época de 1987, año del que se conocen los primeros datos de su creación, aunque también se afirma que fue el mismísimo Jorge Eliécer Gaitán en 1936, el que dio apertura a la primera Feria del Libro en la ciudad. De todas maneras, cierto o no, hubiera sido muy agradable que desde aquella época árida de lectores, se hubiera sembrado la fuente del conocimiento.

Siempre andamos diciendo que este tipo de eventos culturales que recorren ciudades por montones cada año son la vitrina para exhibir la “moda de leer” y de ufanarnos cuántos libros podemos comprar o tener en nuestra biblioteca. Al ver los índices de lectura de las poblaciones por donde pasan este tipo de eventos culturales, se nos alarga la cara por la vergüenza que sentimos.

El Centro Regional para el fomento del libro en América Latina y el Caribe (CERLALC), declaraba en su informe de 2012, que “cerca de la mitad de la población cobijada por las encuestas, se declara no lectora de libros…” y ratifica un 44% de colombianos no lectores. La cifra empeoró más adelante, cuando el DANE en su Encuesta de Consumo Cultural 2014, advirtió que el promedio de libros leídos por persona era de 1,9. Situación todavía más triste, porque en escasos dos años no hubo la voluntad de leer y, por el contrario, en cambio bajó el porcentaje de lectores. En 2015 aparece Colombia en el ranking mundial, en el último puesto, lo que ratifica que la situación no ha estado mejorando. La gráfica que expone 10 libros en un año, permite ver una realidad intensamente comprometedora, que refleja cuán atrasado está nuestro nivel de lectura. Si Canadá, Suiza y Filipinas se divierten leyendo un promedio de 17 a 20 libros al año, debemos preguntarnos por qué en Colombia no prosperan las ideas y campañas que nacen de un lado y otro, pocas es cierto, pero las hay.

Si hablamos de Ferias del Libro que se realizan cada año en diferentes países del mundo, vemos como La Feria del Libro de Bogotá queda rezagada del pelotón. Sucede como en la mejor de las carreras ciclísticas, donde si no tienes un buen equipo y al mejor de los corredores, no vas a ganar la competencia, sino a participar y hacer acto de presencia. Eso, lastimosamente, hace Colombia cada año. Participa de un evento que se cumple como cualquier programa, pero donde se innova poco en invitados, eventos, diseños y atracción, para que se quede la idea en nuestra cabeza, de que tenemos que leer para culturizarnos más, para conocer otras cosas, para mejorar nuestro vocabulario y hasta para saber que existen nuevos escritores. Es hora de “pasar la página”, literalmente, y aplicarnos en el tema de la lectura. Ferias del Libro como la de Frankfurt, Estados Unidos (Book Expo América), París (Salón del libro de París), Londres, y más cercanas como las de Guadalajara y Buenos Aires, por nombrar solo algunas, se llevan los aplausos por el número de expositores, invitados, editoriales, escritores y todo lo relacionado con la industria del libro. Serán 30 años de conocidas Ferias del Libro en Colombia, pero nos preguntamos cuántas más faltarán para que comience a figurar en el espectro mundial como una de las mejores del mundo.

Por: Silvia Isabel Cárdenas Pinzón, comunicadora social de la UNAD y locutora.

Imagen tomada de: goo.gl/d9Ucjy