Los líderes sociales tienen una importancia capital al ser los abanderados de la implementación de los Acuerdos de paz en las comunidades donde trabajan, pero, no cuentan con el respaldo y protección en territorios críticos, donde se siguen afrontando procesos de subordinación y lealtad a grupos armados y grandes capitales -legales o ilegales- que crean dinámicas de violencia selectiva y simbólica, justicia lejana a la legalidad y control económico y político.