FILBO 2017: V.S. Naipaul y “Un camino en el mundo”

Desarraigo y orfandad generan hombres sin historia, hombres sin pasado. Esos mismos hombres que sin una visión clara del mundo están condenados a una eterna sumisión, con apenas algunos destellos de ira pasional que se apagan rápidamente.

Anuncios

Un camino en el mundo, libro escrito por el trinitario V.S. Naipaul, ganador del Nobel de literatura en 2001, nos lleva por un viaje a tres continentes diferentes a través de tiempos diferentes. Es un viaje a través del colonialismo español y británico en América y el desarrollo de una África negra poscolonial. Es un viaje que nos lleva a la intrincada red del desarrollo colonial a través de las razas que componen su espectro, los negros esclavos y los negros libres, europeos, americanos criollos, indígenas americanos e indios en uno y otro continente. Un camino en el mundo es un viaje de comprensión racial y social.

En una narración con múltiples toques históricos, en donde la historia es la verdadera protagonista. Naipaul conecta el camino de un hindú nacido en Trinidad que se forma como escritor en el periodo de descolonización, con la historia de Trinidad y su conquista británica de manos españolas. La independencia de Suramérica a través de uno de sus primeros próceres, Francisco Miranda, y el ascenso de los movimientos de orgullo racial en América y África, mostrando los primeros resultados de los gobiernos independientes en este último continente.

A través del contexto de colonización-descolonización, Naipaul intenta mostrarnos de qué manera se configura ese territorio para sus nuevos y antiguos señores. Vemos cómo se trivializan esos territorios a partir de elementos fútiles y desarticulados por parte de ojos europeos, pero a su vez vemos como se rompe esa superficialidad y se desborda una sociedad turbulenta con fuertes problemas sociales y raciales.

En este libro Naipaul hace un viaje extraordinario, que sin duda mantendrá al lector atrapado en sus páginas y le darán una nueva manera de observar el mundo que lo rodea, especialmente a quienes crecimos y vivimos en ese mundo que se refleja a través de las páginas de Un camino en el mundo.

 

Sobre el autor:

Tomado de http://jloucksblog.blogspot.com.co
Tomado de http://jloucksblog.blogspot.com.co

Naipaul es un escritor de origen indio nacido en la isla caribeña de Trinidad y Tobago en 1932 (actualmente tiene 84 años). Sus abuelos se trasladaron desde India a Trinidad en 1880 como trabajadores para las plantaciones de azúcar de la isla, al igual que muchos otros, llevados allí por la corona británica.

El padre de Naipaul, periodista para el Trinidad Guardian, sería una figura trascendental para su carrera como escritor, pues a través de él nacería y crecería el sueño de Naipaul de convertirse en escritor. Su educación superior fue en Londres, donde se licenció en arte en la Universidad de Oxford gracias a una beca que ganara a los 18 años.

Su primera novela fue ‘El curandero místico’ (1957) y desde entonces su obra literaria está alrededor de las 30 novelas de ficción y no ficción. Entre sus obras se destacan: Una casa para Mr. Biswas; Un recodo en el río y El enigma de la llegada. Naipual ha ganado premios notables, como el premio Booker, uno de los más importantes entre la literatura del habla inglesa y el premio Nobel de Literatura, otorgado en 2001.

FILBO 2017

Naipaul ofrecerá una charla a sus seguidores en Bogotá el próximo miércoles 3 de mayo en el marco de la Feria del Libro. La charla será moderada por el también escritor y activista indio Farrukh Dhondy. El lugar del encuentro será el auditorio José Asunción Silva de Corferias desde las 6:30 pm.

Por: Leonardo Muñoz Guerrero

Twitter: @leomunnoz

Música y libros: La Gúa Ensamble y la librería Lerner.

En el segundo piso de la librería Lerner, sobre la Carrera 11 con calle 93ª, es posible darse un descanso del corre-corre bogotano. Un domingo de cada quincena encuentre los conciertos de música de cámara interpretados por el Ensamble La Gúa.

“La música no requiere de traducción” Carrizosa.

Al Entrar a la sede norte de la librería Lerner saltan dos cosas a la vista: Estanterías de libros de colores e imágenes que invitan a quien entra a echar un vistazo (y antojarse de paso) y un amplio espacio que contiene cada vez más y más estantes a medida que se explora el lugar. Algunas salas de estar, en varios puntos de la librería, sugieren al visitante que éste es un lugar para pasar largos ratos, una cafetería en la pequeña terraza de luz natural, confirman las sospechas. La librería Lerner no se limita a la transacción comercial del libro, también busca intercambios culturales.

lerner
Interior de la librería Lerner. Fotografía tomada de Arcadia.com

Alba Inés Arias, directora de la Librería hace más de una década y librera la mitad de su vida, afirma que Lerner busca consolidarse como un centro cultural abierto al público, por ello la gran mayoría de su oferta cultural es gratuita y está abierta al público. «Quien no viene es porque no quiere» dice entre risas. Conferencias, círculos de lecturas y conciertos son parte de esa oferta.

Uno de los eventos más populares en la librería son los espacios musicales ofrecidos por el ensamble La Gúa, quienes en un formato de música de cámara ofrecen dos secciones temáticas para los asistentes: La primera es la Académica, erudita y clásica que presenta a Beethoven, Mozart o Bach; y la segunda son músicas de Origen Tradicional con arreglos para formato de cámara, interpreta desde tangos hasta gypsy.

IMG_4302
La Gúa ensamble. De izquierda a derecha: Osiris Rodríguez, Julián Linares, Oscar Avendaño y Edwin García. Fotografía: Jaidyth Perdomo.

Pero, si es extraordinario encontrar un cuarteto de cuerdas tocando entre libros, y además gratis, es más sorprendente aún encontrar que las sillas no solo están ocupadas por eruditos musicales o estudiantes de música sino por familias enteras. Se ven y escuchan niños mientras suenan los violines y el violoncello, padres y madres llamándoles la atención hacia la música y miradas de ternura que sobrevuelan el lugar cuando los niños hablan o aplauden.

Edwin García, violoncellista y líder de La Gúa y Alba Inés, mentes detrás de los conciertos, explican que se busca eliminar el acartonamiento de la música académica y su protocolo social y concentrarse en la música y en la interacción con el público. «Algunas veces, en las salas de concierto, uno está más preocupado por no faltar a la etiqueta que por escuchar la música, eso lo queremos eliminar aquí, en la librería» puntualiza Alba Inés.

«Además— continúa Edwin— buscamos acercar la música a la gente. El repertorio es sencillo, son piezas conocidas para que el nuevo público no se pierda y pueda digerir lo que estamos tocando. Junto a la música —y esto es otro elemento que nos diferencia de un concierto tradicional— está el foro que abrimos entre piezas para que la gente pregunte con absoluta confianza sobre la música o los instrumentos, cualquier pregunta es valiosa y, además, aquí no juzgamos a nadie».

Los asistentes lo saben y hacen uso de ese nuevo derecho a preguntar. Se pregunta de todo, desde cuál es la diferencia entre un violín y una viola —Además del tamaño, las cuerdas de ambos instrumentos están afinadas en  escalas diferentes— hasta cómo se llama esa vara que sostiene en el piso al violoncello —pica o piquet—. «En alguna ocasión, a una pregunta sobre estilos musicales, uno de los asistentes fue quien respondió y fue muy grata su intervención», dice Edwin para reforzar la idea del carácter interactivo del espacio  y la relación entre el público y los músicos. (Vea una muestra del ensamble).

El espacio se abrió en octubre de 2016 tras el traslado de la sede de la librería. Alba Inés y Edwin se pensaron el espacio y lo llevaron a cabo. «Edwin fue muy persuasivo y yo también quería ponerle música a la librería. Todo salió como debía salir —comenta Alba Inés—. El espacio es apto para 80 personas, el promedio que hoy tenemos. Empezó con 20 en el primer concierto y ha albergado hasta 150».

Para quienes hacen parte del proyecto los objetivos son claros. Quieren acercar la música a la gente, quieren romper los formalismos, destruir el mito de que lo gratuito es malo y sacar a la gente del alboroto citadino para que escuche y observe la música.

Osiris Rodríguez, músico invitado para el pasado concierto de tango, asegura que asistir a un concierto es «preferir lo real, es bonito poder decirle a los amigos “acabo de ver un concierto”, porque la música también se ve». Julián Linares, quien toca la viola dice que «tocar en una librería tiene un encanto insuperable porque uno puede asociar la música con lo que ve en los libros. Uno está escuchando y de repente se le atraviesa un autor, un artista y la imaginación empieza a hacer lo suyo».

En la Librería Lerner la música se vive diferente. Más cercana, sin duda informal, pero la rigurosidad de los músicos no se pierde. Eso se siente al escucharlos a ellos y al ver a los asistentes. Concentración absoluta en la música, ojos que siguen cada movimiento de los músicos e, incluso, personas que miran fijamente un punto pero que estallan en aplausos cuando la música acaba.

Cada concierto dura apenas una hora. De 11:30 de la mañana a 12:30 del mediodía. Se busca tener un espacio ameno en la mañana, que la gente disfrute el concierto completo, deguste de un buen momento y siga su día con la motivación de querer más música una vez salió del recital. «La gente sale del concierto a almorzar y a hablar de lo que escucharon. No se van porque el concierto es corto y llegan a tiempo porque empezamos puntuales», termina Edwin.

Los Libros se toman Bogotá.

Tomado de http://www.librerialerner.com.co/
Tomado de http://www.librerialerner.com.co/

En el marco de la Feria del Libro de Bogotá, la Librería Lerner lidera “Los libros se toman Bogotá” que este año cumple su 13° edición. Con una programación completa que incluye música, un foro con John Katzenbach, celebraciones a la poesía y encuentros con ilustradores, entre otros.

Este viernes, en la cede norte de la librería Lerner se llevará acabo la Noche Blanca que empezará a las 7:00 pm y terminará a media noche. El encuentro será un homenaje a Francia y su cultura y su evento principal será “Marcel Proust y la Música” con Brigitte Chateauneuf Neisa y será acompañado musicalmente por el ensamble La Gúa.

PROGRAMACIÓN DE LA NOCHE BLANCA: UN HOMENAJE A FRANCIA Y SU CULTURAL.

-Evento central: Marcel Proust y la música con Brigitte Chateauneuf Neisa

-Acompañamiento de música de cámara de “La Gúa Ensamble”Performance de la leyenda francesa La dama blanca y los poemas de Pierre de Ronsard

-Interpretación escénica: Lud Franco y musical de Stanislas Germain (Laúd)

Sketch con algunos personajes de la cultura francesa (Edith Piaf, Simone de Beauvoir, el pintor

Un recorrido por la exposición de grandes maestros: Fernando Botero, Ana Mercedes Hoyos, Ignacio Gómez Jaramillo, Luis Caballero, entre otros.

-Presentación de la banda “Zazous” interpretando ritmos franceses

Muestra gastronómica y bebidas espirituosas

Para conocer la programación completa de “Los libros se toman Bogotá” haga click aquí.

Si quiere conocer toda la programación cultural de la Librería Lerner haga click aquí.

Por: Leonardo Muñoz Guerrero

@leomunnoz

15 eventos que no se puede perder de la FilBo 2017

Nuestras quince recomendaciones de los imperdibles de la FILBo 2017.

La Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo), se ha consolidado en la última década como una de las más importantes del continente. Este año contará con Francia como país invitado de honor y traerá cientos de conferencias, presentaciones de libros, talleres y debates de diferentes temas. Acá están las recomendaciones de los 15 eventos que usted no se puede perder de la FILBo 2017.

1) Caminando en la construcción de una cultura para la paz

Con la participación de Jesús Santrich, Alejandra Borrero y Jorge Enrique Botero.

Fecha: Viernes 28 de abril.

Lugar: Auditorio José Asunción Silva. Hora: 4:00 p.m.

2) Celebración de la filosofía

El filósofo alemán, Wolf Kittler, dictará una conferencia que girará en torno a las siguientes preguntas: ¿es la democracia la mejor forma de gobierno? ¿Es posible un estado mundial? ¿Es necesaria la guerra?

Fecha: Viernes 28 de abril.

Lugar: Carpa Arcadia. Hora: 5:00 p.m.

3) Pierre Lemaitre, el gran novelista francés.

Conversación con el gran novelista francés del humor, la rabia y la compasión. Galardonado con el Premio Goncourt, el mayor reconocimiento literario de su país, por la novela Nos vemos allá arriba. Modera: Juan David Correa.

Fecha: Sábado 29 de Abril.

Lugar: Pabellón de Francia. Hora: 3:00 p.m.

4) Richard Ford y la tarea poética del escritor.

Al recibir el Premio Princesa Asturias de las Letras 2016, el escritor estadounidense, Richard Ford, dijo: “Lo que me infunde esperanza son los actos cuyo objetivo es expandir la tolerancia, la aceptación del otro y la empatía, más allá de lo convencional, de lo meramente práctico: los actos poéticos que son a un tiempo actos políticos”. El autor visita Colombia por primera vez. Modera: Valerie Miles.

Fecha: Sábado 29 de abril.

Lugar: Auditorio José Asunción Silva. Hora: 4:30 p.m.

5) Boaventura de Sousa Santos: Democracia y transformación social.

El gran sociólogo portugués conversa sobre su más reciente libro con Alfredo Molano, Leopoldo Múnera y César Rodríguez.

Fecha: Domingo 30 de Abril y Lunes 1 de Mayo

Lugar: Sala FILBo B – Ecopetrol. Hora: 5:00 p.m.

6) Frida Kahlo y Benjamín Lacombe: Dos artistas en diálogo.

Las creaciones de Lacombe, preciosistas, de profuso color, melancólicas y repletas de detalles, le han permitido convertirse en uno de los mayores exponentes de una nueva generación de ilustradores. Después de la conferencia habrá una firma de libros.

Fecha: Domingo 30 de Abril.

Lugar: Pabellón de Francia. Hora: 3:00 p.m.

7) Conversación entre Brigitte Baptiste y Éric Massé.

Dialogo sobre la biodiversidad en el cómic y la emancipación femenina.

Fecha: Lunes 1 de mayo.

Lugar: Pabellón de Francia. Hora: 4:00 p.m

8) Olivier Bourdeaut y la celebración de la excentricidad

La primera novela de Olivier Bourdeaut, Esperando a Mister Bojangles, ha sido una de las grandes sorpresas editoriales de los últimos años en Francia. Con más de 265 mil ejemplares vendidos, ha obtenido varios de los más importantes reconocimientos literarios, como el Gran Prix RTL-Lire. La novela narra una infancia marcada por la excentricidad de unos padres que hacen de la cotidianidad una fiesta perpetua. Modera: Giuseppe Caputo.

Fecha: Lunes 1 de Mayo

Lugar: Pabellón de Francia. Hora: 5:00 p.m.

9) Fito Páez: La música es un viaje

¡Imperdible! El celebradísimo músico argentino conversa de sus exploraciones artísticas, que incluye la publicación de la novela La puta diabla y de su Diario de viaje.

Fecha: Martes 2 de Mayo.

Lugar: Auditorio José Asunción Silva. Hora: 6:30 p.m.

10) Premio Nobel de Literatura Vs. Naipaul
La Academia sueca otorgó a Sir Vidiadhar Surajprasad Naipaul el Premio Nobel de Literatura en el 2001 por “haber unido una percepción narrativa y un escrutinio incorruptible en obras que nos obligan a ver la presencia de las historias suprimidas”. Primera vez que el escritor visita Colombia. Modera: Farrukh Dhondy.

Fecha: Miércoles 3 de Mayo.

Lugar: Auditorio José Asunción Silva. Hora: 6:30 p.m.

11) Historia y elogio de la contracultura con Diana Uribe.

El jipismo, la lucha por los derechos civiles, las batallas por los derechos de la mujer y de la población LGBTI, el movimiento ecologista. Diana Uribe nos recuerda que las utopías surgen en los días más oscuros.

Fecha: Sábado 6 de mayo.

Lugar: Auditorio José Asunción Silva. Hora: 12:00 p.m.

12) Fernando Vallejo y William Ospina: Las bolas de Cavendish o el triunfo de la impostura

En el nuevo libro de Vallejo se violan todas las leyes del Universo: desde la equivalencia de la masa y la energía (Ley de Einstein), hasta la Tercera Ley de Newton. Vallejo, el fundador de la nueva ciencia de la imposturología, nos exhorta a aumentar el caos que postula la Segunda Ley de la Termodinámica, la del desorden creciente que rige al mundo. Todavía no es el apocalipsis. Pero ya casi.

Fecha: Sábado 6 de Mayo.

Lugar: Auditorio José Asunción Silva. Hora: 2:00 p.m.

13) Geoff Dyer: El gran arte de la no ficción (o cómo demoler los géneros literarios)

Geoff Dyer es uno de los ensayistas vivos más importantes del mundo. Conocido principalmente por descreer de las barreras entre los géneros literarios y creer simplemente en los “buenos libros”, el autor británico ha llevado la literatura a nuevos lugares. Modera: Marianne Ponsford.

Fecha: Sábado 6 de mayo.

Lugar: Sala FILBO H – Ecopetrol. Hora: 5:00 p.m

14) Piero en la FILBo: una vida cantada

El autor de “Mi viejo” conversa, en entrevista cantada, sobre su trayectoria artística. Modera: Maureén Maya.

Fecha: Sábado 6 de Mayo.

Lugar: Auditorio José Asunción Silva. Hora: 4:00 p.m

15) Andrés Cepeda en la FILBo: Mil canciones que cantarte

Una conversación cantada con el artista colombiano.

Fecha: Domingo 7 de Mayo

Lugar: Auditorio José Asunción Silva. Hora: 6:30 p.m

*La información y descripción de los eventos fue tomada del portal oficial de la Feria del Libro de Bogotá

Imagen tomada del portal Publimetro

Por: Fabián Guzman Pardo. Twitter: @feguzmanp

El demonio de la privatización – Caso ETB

La situación con ETB muestra un problema estructural de la ciudad y es la pobre continuidad en las políticas públicas.

Cada vez que se insinúa la intención de enajenar parte de cualquier bien público, empiezan a saltar de preocupación algunas personas que creen que eso es un sacrilegio, que es un atentado contra el bienestar de la sociedad y que la sola propuesta altera la estabilidad de un estado de derecho y su vocación de servir a sus ciudadanos, no es un preocupación exclusiva de una izquierda radical, en el colombiano promedio este tipo de determinaciones son sinónimo de corrupción, para ellos privatizar es lo mismo que robarle al estado.

Claro que también existe el otro extremo, el que cree que toda empresa pública es un despilfarro de dinero e impuestos y que todas ellas están cooptadas por políticos corruptos y sindicatos zánganos y parásitos que las exprimen hasta dejarlas desahuciadas y en los huesos. Esta es una tesis que tomó alto vuelo en los 90’s, ante las grandes expectativas que trajo la caída del comunismo y la apertura que ofrecía una nueva constitución, parecía que todo era posible y el gobierno se dedicó a privatizar indiscriminadamente todo lo que tenía en sus manos, a la postre, esta apertura sin control y la baja competitividad de la región latinoamericana, llevaron al subcontinente a una aguda crisis de inflación y recesión, y a un traumático cierre de siglo.

Sin embargo, aquí el pecado no es privatizar o querer impedirlo, el pecado es tomar posiciones radicales sin tener elementos de juicio suficientes para hacerlo, lamentablemente muchas personas ya han elegido de antemano y de manera general, o bien que la privatización es un atentado contra la sociedad, o bien que es la única solución posible ante los problemas de ineficiencia que padecen muchas empresas públicas, y el caso es que la realidad de cada empresa es muy diferente, sus proyecciones son diferentes, su rentabilidad es diferente, su compromiso social es diferente, su importancia estratégica es diferente, decidirse en uno u otro sentido con la poca información disponible es, cuando menos, irresponsable y facilista.

El problema es que no conocemos a ciencia cierta la situación contractual de la empresa, hay datos ‘objetivos’ que pueden apoyar cualquier postura, se puede decir que la empresa ha tenido rendimientos muy bajos durante los últimos años y algunos hasta han generado pérdidas, se puede decir que la anterior alcaldía le inyectó 2 billones de pesos de capital y hoy la empresa vale incluso menos que eso según su valor en la bolsa, se puede decir que la empresa cada año termina con menos suscriptores que el año inmediatamente anterior y cada vez tiene una menor participación en el mercado, todos estos datos fácilmente verificables, pero también se puede justificar toda esta situación recordando que la empresa está pasando por un proceso de modernización y reestructuración que la ha llevado a contar con un fantástico servicio de fibra óptica que se puede jactar de ser el más veloz y estable del mercado a un precio bastante competitivo, además de presentar una acelerada expansión de su red móvil 4G, y que esos bajos rendimientos en los últimos años son normales pero que la empresa tiende una proyección muy positiva hacia el futuro. Sin embargo, la ciudadanía no conoce informes que ayuden a justificar de manera objetiva esa mirada optimista del devenir de la empresa hacia los próximos años, si bien su red ha crecido de una manera considerable, sólo ha logrado capturar el 4% de sus nuevos clientes potenciales y, con su base de 390 mil usuarios, está muy lejos de cumplir la meta de 5 millones en 5 años.

Pero la discusión real no debería ser sobre rendimientos y proyecciones sino sobre el para qué se quiere privatizar, es algo que se ha manejado de muy mala manera por el gobierno de Bogotá el cual, en un tono que más parece de chantaje, ha anunciado que las grandes inversiones que la ciudad necesita en materia social no podrán llegar a ejecutarse si no se permite la venta de este activo. Esta es una actitud que, con mucha razón, ha generado indignación en la ciudadanía, más aun cuando se sabe que la verdadera intención es usar ese dinero en extender la red de Transmilenio, lo cual no es necesariamente algo malo, pero sí se muestra algo deshonesta la forma en que se le vende la idea a la gente; la inversión en infraestructura generalmente es un buen negocio, por eso es que la ciudad está dispuesta a endeudarse por 20 años para hacer una línea de metro y la nación vendió ISAGEN para impulsar su proyecto de autopistas 4G, y es basado en esto que se debería determinar si la privatización vale la pena o no.

Hoy la ingeniería económica cuenta con numerosas herramientas para conocer la rentabilidad de proyectos de la más diversa índole, si un estudio minucioso en ese campo determina que la inversión en extender la red de transporte genera un mayor retorno que la que podría producir una empresa de telecomunicaciones, pues la operación valdría la pena.

La situación con ETB muestra un problema estructural de la ciudad y es la pobre continuidad en las políticas públicas, no tiene sentido que la anterior alcaldía haya triplicado el capital de la empresa y esta alcaldía quiera venderla por menos de lo que se invirtió en la anterior administración, en mi opinión, si ya la ciudad se la jugó por fortalecer la ETB pues hay que seguir ese camino, personalmente he sido cliente tanto del servicio fijo como móvil y he sido testigo de la franca mejoría en su calidad.

Por otro lado, creo que el conseguir un socio estratégico podría ser una buena idea, eso fue lo que convirtió a la EEB, después de estar al borde de la quiebra, en una de las compañías energéticas más grandes de latinoamérica; cuando hay plata de privados en un negocio, ellos son muy diligentes para ver que no se roben ni se desperdicien sus recursos y que haya una gestión más eficiente, es mejor que cualquier organismo de control, así que una solución intermedia de privatizar sólo una parte de la empresa podría ser una solución que liberara recursos para inversión y que mantuviera generando dividendos para la ciudad en una empresa que, bien manejada, podría seguir creciendo.

A modo de conclusión, independientemente de la determinación que se tome, la alcaldía debe cambiar de actitud frente al manejo que se le está dando a la compañía, el menospreciar la empresa y el anunciar valores de venta de antemano sólo va en contravía de su posible apreciación y su capacidad de atraer el interés de actores privados, además de hundirla en un espiral de abandono y declive, no puede ser que las mezquindades políticas vayan en detrimento del patrimonio de todos los bogotanos, ya en el pasado vivimos una situación similar cuando los gobiernos abandonaron la extensión, optimización y atención de Transmilenio como estrategia para justificar la necesidad del metro, no debe repetirse esa historia.

Algo adicional. Se está diciendo mucho en redes sociales acerca de la desfinanciación que sufriría la Universidad Distrital en caso de que se concretara la venta, esto no es cierto puesto que, en primer lugar, lo que recibe la universidad por concepto de los dividendos producidos por las acciones de la cual es dueña en ETB no llega ni al 0,3% de su presupuesto total y, en segundo lugar, lo que se vendería sería la participación accionaria del distrito que no tiene nada que ver con la propiedad de las acciones que tiene la universidad. Otra cosa, Claro tampoco podría ser comprador de esta empresa puesto que cuenta con una situación muy aventajada en el mercado y las leyes antimonopolio lo impedirían.

Algunos documentos sobre la proyección de ETB hacia el futuro y sus informes financieros:

http://www.etb.com.co/inversionistas/docs/2016-04-28_fitch.pdf

http://etb.com.co/inversionistas/Dividendos.aspx

http://etb.com.co/inversionistas/Informacion_Financiera.aspx

Por: Julio César Vásquez @quoddixi

Imagen tomada de: goo.gl/fMQ3uV

Odebrecht: El descarado “tapen-tapen” de Santos y Uribe

En las últimas décadas quienes han mal gobernado Colombia no solo se han turnado el poder y repartido por igual los puestos en cada gobierno, sino que lograron convertir las entidades de control en comisiones de aplausos y desvíos de investigaciones, con el fin de perpetuar “el tapen-tapen” que ha caracterizado a la justicia nacional.

El caso Odebrecht sintetiza las principales características de la economía y política nacional: un modelo corrupto que utiliza los impuestos de los colombianos para privilegiar las rentas de enormes firmas, magnates nacionales y foráneos junto con un modelo político que nos ponen a elegir entre candidatos, que pintan como diferentes, pero representan los mismos intereses de estos grandes poderes económicos.

Odebrecht giró 11 billones de dólares en sobornos a Colombia, algunos fueron para que esta firma se quedara con el contrato Ruta del Sol 2, que podría ser el proyecto de infraestructura vial más importante de la década. Gracias a Santos junto con Vargas Lleras a través de la ANI (Agencia Nacional de Infraestructura) y la Superintendencia de Industria, se permitió dar por terminado este contrato, en vez de declarar caducidad del mismo, lo que significa que a pesar del claro desvío de recursos públicos, estas empresas pueden seguir contratando como si nada. De este proyecto no solo se benefició Odebrecht (441 mil millones de pesos) sino también Episol, filial de Corficolombiana de Sarmiento Angulo (235 mil millones).

Otro proyecto en investigación es el adjudicado a Navelena (empresa de Odebrecht), que recibió un préstamo irregular del Banco Agrario por $120 mil millones de pesos para la recuperación del río Magdalena.

Al parecer los sobornos no se quedaron en las entidades que adjudicaron los contratos, sino que escalaron hasta los mismos candidatos presidenciales. Se vienen destapando nuevas pruebas donde se demostraría cómo Odebrecht financió las campañas uribistas de los candidatos Santos en 2010 y Oscar Iván Zuluaga en 2014, así como la campaña de Santos del mismo año.

Lo más grave es que las entidades de control hacen el esfuerzo de cubrir las evidentes irregularidades en los casos señalados, como se comprueba con la vinculación del Fiscal Néstor Humberto Martínez quién tiene enormes conflictos de intereses en investigar estos casos. Por un lado, intervino indirectamente en la realización de la adjudicación de la Ruta del Sol, al aprobar el CONPES 3817 de 2014 como Ministro de la Presidencia de Santos que permitió la adición para ese proyecto.

Por el otro, su firma MNA (Martínez Abogados) aparece en dos asesorías a la Ruta del Sol en los años 2012 y 2015, y realizó concepto de asesoría del año 2015 para Navelena, dirigido al Banco Agrario con sello de recibido de Odebrecht. Tan irrefutables y contundentes son las denuncias del senador Robledo, que Martínez, en un claro ejemplo de desespero y politiquería señala al senador de estar en campaña presidencial al realizar estas denuncias. No es más que una cortina de humo por parte del Fiscal, como dice Antonio Caballero y trata por bobos a todos los colombianos al negar su impedimento con un testimonio que dice que en el crédito a Navelena “por error se incluyó logo de Martínez Neira Abogados”.

En las últimas décadas quienes han mal gobernado Colombia no solo se han turnado el poder y repartido por igual los puestos en cada gobierno, sino que lograron convertir las entidades de control en comisiones de aplausos y desvíos de investigaciones, con el fin de perpetuar “el tapen-tapen” que ha caracterizado a la justicia nacional. Los colombianos nos cansamos de que los mismos con las mismas se salgan con la suya, y que por medio de mecanismos legales e ilegales hundan en la miseria, la pobreza y la corrupción a Colombia para beneficiar los intereses de unos pocos.

Por: Diego Cortés.

Imagen tomada de: https://goo.gl/ehxEHs

Gay Talese es gaitanista

Al enterase de la muerte de Gaitán, Efraín corrió entre una multitud a resguardarse en su casa. Más que recordar la tarde del 9 de abril, Efraín recuerda los muertos en las calles y en los diarios del día después.

IMG_20170409_114640
Foto tomada a uno de los retratos de Gaitán expuestos en la Casa Museo Jorge Eliécer Gaitán

El cielo amenazaba con  lluvia, como en aquella tarde de incendios. Un viejo con sombrero y traje aprieta los labios y lee despacio la ”Oración por los Humildes” de Jorge Eliécer Gaitán. Se llama Efraín Camargo y es un gaitanista lúcido y vívido. Viéndolo de perfil, con toda su elegancia y antigüedad, es imposible no recordar a Gay Talese; padre del nuevo periodismo. Detrás de Efraín, atravesando un sembrado de rosas, está la tumba de “El Líder”: Un círculo de piedra labrada con un rosal marchito en el medio. Sobre la piedra está escrito un nombre y dos fechas: Jorge Eliécer  Gaitán, 1903-∞.

— Don Efraín, ¿usted cree que algo de Gaitán permanece?

—No. Nada —dice haciendo una pausa y negando con la cabeza— ¿Pero qué? Nada.

— ¿Si hoy pudiera decirle algo a Gaitán qué le diría?

Efraín Camargo, se balancea en una de sus piernas y mira sobre mi hombro para ver la tumba de Gaitán.

—Yo le diría que él sí fue un pueblo —su voz se entrecorta. Saca de su bolsillo trasero un montón de servilletas y seca las lágrimas. Luego continúa —. Si uno llora es por rabia, por todo lo que pasó después.

Talese 1
A la izquierda Efraín Camargo, a la derecha Gay Talese

Efraín Camargo esconde las canas bajo un sombrero negro. Su cara es seca, sus orejas enormes y su nariz prominente. Mide 1.70 –lo sé por su cédula- y su cuerpo duro sostiene un traje oscuro y una corbata con un nudo enorme. En su mano izquierda esconde el papel con el que se seca las lágrimas. La mano derecha, con dos o tres dedos y un muñón, nunca sale de su pantalón.

— ¿Nació en el treinta? —le pregunto sorprendido.

Efraín me mira, sus ojos son azules pero se ven marchitos por las manchas negras de la ceguera, se mete la mano entre el corazón y el abrigo y saca su billetera. Me muestra su Cédula. Efectivamente nació en 1930. Luego me estira un papel rojo, es su carnet del Partido Liberal.

—Yo he sido gaitanista desde el 42 hasta hoy. Yo estudie en los colegios públicos de Gaitán. Y nos daban todo, los papás solo tenían que dejarlo a uno en el colegio, y ya. Todo gracias a Gaitán.

— Entonces, ¿ estuvo en La Marcha del Silencio?

Efraín se me acerca, poniendo su oreja junto a mí para escuchar, luego se  pone recto abre los ojos y continúa:

— ¡Claro!¡ claro que sí! En la marcha del silencio y en todos los viernes culturales en el Teatro Municipal. Yo no perdí oportunidad para verlo.

— ¿Qué pasó el nueve de abril?

Hace sesenta y seis años, el joven Efraín Camargo de 18 años, trabajaba como comerciante en una plaza de mercado al sur de la ciudad. Al enterase de la muerte de Gaitán, Efraín corrió entre una multitud a resguardarse en su casa. Más que recordar la tarde del 9 de abril, Efraín recuerda los muertos en las calles y en los diarios del día después. En ese punto del relato, Efraín se interrumpe para sacar servilletas y limpiarse las lágrimas disimuladamente. Luego me mira y me pide perdón.

Mientras Efraín responde a mis preguntas la tumba es rodeada por un pequeño grupo donde predominan los viejos y un gato que se pasea por el lugar, saludando a los visitantes. El reflejo del gato aparece y desaparece en los charcos que se hacen por las goteras que dominan todo el edificio anexo a la casa en que vivió Gaitán.

Junto a la Tumba de Gaitán es fácil saber por qué no sobrevivió su legado. Enterrado en medio de un edificio de ladrillo rojo, que ocupa la mayor parte del predio de la Casa Museo Gaitán, el sepulcro de Jorge Eliécer está protegido y aislado por una coraza de ladrillo con musgo, cintas de amarillas que dicen peligro y vallas que esconden los montones de basura que allí se guardan. La tumba del Negro Gaitán es una edificación donde no puedes llegar a lo alto y no se puede fotografiar la parte superior por vergüenza del panorama de desastre.

IMG_20170409_105442

En realidad toda la Casa Museo Gaitán deja mucho que desear. La casa propiamente dicha, el punto central y mejor conservado, es un recorrido por la vida cotidiana e íntima de Gaitán –incluido el baño-, en donde las paredes y los guías nos salpican levemente con su faceta pública sin revelar las justas proporciones de su legado.[1] Junto a la casa, un vagón del ferrocarril convertido en sala de cine y los rieles incrustados en el piso, son la excusa para hablar de los incendios del Día del Odio. El resto del predio, del lado de la carrera 16, es un parqueadero.

Sin embargo, es la tumba el centro de atracción. ¡Cómo no!, si todo el mito de Gaitán gira entorno del 9 de abril y la turba en llamas. Sobre ese día, que parece ser el único que cuenta en la vida de Jorge Eliecer. Alrededor de su muerte, gira todo lo que sabemos de El líder, como si su vida y obra simplemente no valiera nada, y su mayor logro –su mayor fracaso- fuera morir baleado en pleno centro de Bogotá. Gaitán es el hombre que murió en la víspera.

Pero la desaparición del Gaitán Nacional, evidente cuando extremas derecha e izquierda lo reclaman en sus filas, no es fortuita. En Colombia nos hemos esforzado por olvidar a Gaitán. Comenzando con su entierro en la sala de su casa,  un sitio estrecho y privado a donde no podría acudir el Pueblo al que Gaitán dirigía, luego los ataques de los conservadores a los gaitanistas, y ahora este olvido solemne y anual al que lo sometemos en un edificio que amenaza con caer y borrar todo rastro de Gaitán por siempre.

—Yo tenía mi carnet de gaitanista antes que el de liberal. ¿Ya se lo mostré? —Efraín hace un ademán para sacar del bolsillo interior de su saco la billetera.

— Sí señor, ya me la mostró.  ¿Qué le pasó al carnet de gaitanista?

—Me lo hicieron comer. Me arrodillaron en la carrera doce sur con calle sexta y me dijeron  —Efraín se acerca a mí y con su mano izquierda me apunta con un arma invisible—, se lo come o se muere.

Termina la demostración, Efraín vuelve a esconder su mano izquierda en el bolsillo de su traje.  Un grupo de jóvenes –y otros no tan jóvenes- nos han rodeado y escuchan las historias del viejo que llora cuando recuerda su vida marcada por un hombre que era un pueblo.

Cuando termina la entrevista, algunos se arriesgan a pedirle a Efraín una foto. El viejo posa solemne escondiendo sus  manos atras. Se despide tomándome con sus manos los brazos, “Después de llorar, !qué dicha!” me dice antes de darle una última mirada a la tumba y caminar hacia la casa. Termina otro nueve de abril y la lluvia comienza a pintar figuras en las aceras grises. Nada apagará el fuego que camina bajo sombrero.

IMG_20170409_110807

Recomendado: en la sala de Museo Casa Gaitán se  exhibe un corto animado  sobre los orígenes de la Violencia en Colombia, dejo el link para los que lo quieran ver: https://vimeo.com/154010137.

[1] Una muestra de la importancia de la muerte en la construcción de la memoria de Gaitán está en que anteriormente  en la Casa Museo se exhibían el traje con que murió Gaitán y el arma con que le dispararon.  Gloría Gaitán, hija de Jorge Eliecer, habla al respecto en un artículo “Memoria y memoricidio” que escribió para la Revista del Archivo de Bogotá: de Memoria. Pueden encontrar el texto en el siguiente link: https://issuu.com/archivodebogota/docs/revista_de_memoria_no.6

Texto y fotografia por: Juan Pablo Parra @parra95

Imagen de Gay Talese tomada de: http://drugstoremag.es/2015/05/mirando-el-ring-gay-talese/.

Vuelve el Eje Ambiental

Después de la intervención que se ordenó hacer el 27 de agosto de 2016 para reparar las losas de TransMilenio que pasaban por el Eje Ambiental. Hoy, 22 de abril de 2017, se ponen en circulación biarticulados por estas rutas y, especialmente, la apertura de la estación del Museo del Oro.

Después de la intervención que se ordenó hacer el 27 de agosto de 2016 para reparar las losas de TransMilenio que pasaban por el Eje Ambiental. Hoy, 22 de abril de 2017, se ponen en circulación biarticulados por estas rutas y, especialmente, la apertura de la estación del Museo del Oro. Disminuyendo así las extensas y hastiantes filas que se formaban en la estación Universidades y Las Aguas.

Fueron 24.280 m2 de área que fueron intervenidos teniendo como principal meta la regeneración de la intersección de la carrera 4 con calle 13, que se encontraba en deplorables condiciones. De igual manera la calzada vehicular, la captación del río San Francisco y los abrevaderos por donde fluye el agua, también fueron lugares que hicieron parte de esta reparación. Aunque aún el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) no ha subido a su página comunicados de prensa acerca de esta reapertura.

Las rutas se organizarán de la siguiente manera:

IMAGEN TRANSMI

La obra comenzó con fondos de $5.334 millones, según el IDU, pero se le sumaron $2.760 millones para arreglos adicionales del reemplazo de losas, la nivelación y el canal San Francisco. También afirma que ha sido la mayor inversión de los últimos 14 años por estas vías. Sin embargo, la obra aun está al 95% y se planea entregar en su totalidad el 4 de mayo del presente año.

También es importante resaltar que el pasado 17 de abril de 2017 comenzó la “segunda fase de peatonalización de la Carrera Séptima que comprende los tramos entre la Av. Jiménez y la calle 26, y entre la Plaza de Bolívar y la Casa de Nariño”, que se planea entregar para inicios del año 2019 debido a la suspensión que se hizo en mayo del presente año con motivo de la precariedad de los estudios.

Todos los datos se encuentran en la dirección: https://www.idu.gov.co/boletines en la carpeta “Año2016” del mes “08-2016” del comunicado “Inicia cierre total del Eje Ambiental para reparación de calzada vehicular”.

Por: Miguel Ángel Tavera Cárdenas @migueltavera

Imagen tomada de: http://mapio.net/o/828686/