Libido es un bar, salón de eventos, escuela, cine club, discoteca, club nocturno, en fin, un espacio en el que tiene lugar una masiva convergencia cultural y que se reconoce, sobretodo, por la propuesta musical Underground que ofrece y la inevitable respuesta del público: baile inextinguible que continúa más allá de las luces reveladoras del amanecer, esas que exponen sin cuidado los inquietantes ojos que reposan sobre el nombre del bar.

A través del tiempo nuestro alfabeto se ha modificado constantemente en respuesta a las necesidades de cada época, añadiendo o quitando letras y palabras que, por necesidad de la comunicación, se crean y eliminan, debido a la evolución constante del lenguaje (…) La h es una letra muy compleja y existe porque ha ido reuniendo a lo largo de la historia una serie de valores que demuestran que no es una letra inútil, aunque pueda parecerlo, ya que, aunque no suene, permite una comunicación y escritura clara.

Es en espacios como las librerías de Teusaquillo, donde la magia incomparable de sus pasillos y habitaciones, permite que el destino juegue a favor de un bibliófilo experto o lector principiante, quien en medio de su búsqueda se encuentre con una joya literaria, con ese olor tan característico de los libros antiguos que dan placer al olfato, con ese libro que se deja en un rincón de la biblioteca, esperando su oportunidad, o quizá con el libro que está por cambiarle su vida para siempre.

Desde hace una par de días, se dio a conocer una de las noticias más importantes y trascendentales en la historia política del país. El Consejo Nacional Electoral le otorgó la personería jurídica al partido de las FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común), con lo cual el panorama político del país se expande, al igual que las elecciones para el 2018, y parece moverse.

Por ello, es momento de actualizar en qué va la carrera al palacio de Nariño, y cómo se mueven los partidos y candidatos, de cara a las elecciones del 2018

Quisiera empezar este artículo con el final, es decir, cuando apagan las luces y la gente se levanta poco a poco. Alguien detrás de mi esposa y de este humilde servidor dijo lapidariamente: “Películas locas y esta”. Y sí, la película es una completa locura, pero no por ello no relata, no por ello no tiene sentido, todo lo contrario; tiene muchos. Si uno captura las metáforas de manera eficiente, se verá que la película tiene varios mensajes contundentes, pero al mismo tiempo confusos en clave de pesadilla, porque esa es la estructura de la última película de Darren Aronofsky, una completa pesadilla.