Los ciudadanos por ir de un lugar a otro, están pagando las valorizaciones, impuestos prediales, $2.300 pesos por cada pasaje y galones de gasolina que no se han traducido en avances reales a la planificación e infraestructura vial, la cual, se ha visto truncada por procesos de corrupción e inestabilidad administrativa, tal como ha sucedido en los últimos 10 años con la licitación para el mejoramiento de la red obsoleta de semáforos de la ciudad.

Los líderes sociales tienen una importancia capital al ser los abanderados de la implementación de los Acuerdos de paz en las comunidades donde trabajan, pero, no cuentan con el respaldo y protección en territorios críticos, donde se siguen afrontando procesos de subordinación y lealtad a grupos armados y grandes capitales -legales o ilegales- que crean dinámicas de violencia selectiva y simbólica, justicia lejana a la legalidad y control económico y político.

Es en espacios como las librerías de Teusaquillo, donde la magia incomparable de sus pasillos y habitaciones, permite que el destino juegue a favor de un bibliófilo experto o lector principiante, quien en medio de su búsqueda se encuentre con una joya literaria, con ese olor tan característico de los libros antiguos que dan placer al olfato, con ese libro que se deja en un rincón de la biblioteca, esperando su oportunidad, o quizá con el libro que está por cambiarle su vida para siempre.

Todos estos candidatos se están duplicando – y a este paso triplicando- los 14 candidatos por firmas de las elecciones del 2014, con lo cual puede que se oxigene este negro panorama de partidocracia colombiana, pero hay que tener en cuenta que muchos de ellos están tropezando con requisitos normativos y embrollos que exigen una labor tan titánica y seria como ésta.

Este fenómeno tan antiguo como la política asistencialista del estado, no está dando los resultados esperados, ya que si bien los 22 millones de subsidios orientados a la salud, a la vivienda de interés social y la creación de microempresa pueden ser una ayuda positiva y necesaria a las personas que más lo necesitan, no conducen al progreso sino a la sobre-dependencia de mucha gente.