No necesitas ser parte de la causa para unirte a ella

El pasado 1 de julio se celebró el día nacional del orgullo LGBT bajo los lemas: “La diferencia nos une” y “Ni un paso atrás”. Miles de personas asistieron a este evento en pro del respeto e igualdad por la orientación sexual de cada persona. Arengas, pancartas, vestuarios y mucho, mucho color, fue la esencia de esta movilización que por primera vez se celebró en el año 1982, en donde asistieron sólo 32 personas con un triángulo rosa y su número de cédula inscritos en la mejilla, conmemorando a todas las victimas homosexuales durante el holocausto.

Desde las 12:30 p.m. se concentraron distintos colectivos en el Parque Nacional y Parque Olaya Herrera, para luego, a las dos de la tarde marchar hacía el punto de encuentro en la Plaza de Bolívar donde grupos musicales como: Bako, vocalista de The Mills, Pasabordo, Dj Pablo Thomas, entre otros, alegrarían la diversidad del amor en esta masiva participación.

Igualmente, más allá de la búsqueda del respeto y aceptación por cada orientación sexual, el reconocimiento y no olvido de todas las victimas LGBT durante el conflicto armado, fue una de las peticiones que se hicieron escuchar durante este día. Pues según el Registro Único de Victimas a corte del 2017, más de 2.150 personas LGBT sufrieron de hechos victimizantes en su mayoría desplazamiento forzado, amenaza y homicidios por grupos al margen de la ley.

ang
Fuente: Alejandra Niño y Angélica García

Es así como la palabra “resistencia” se hizo oír en cada paso de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, queer, etc. Que alzaban sus voces a toda una sociedad que todavía excluye. Personas como Luisa Fernanda y Ana María son pareja hace 1 año y un mes. En sus camisetas rojas tenían inscrita frases que decían: “Yo la amo a ella” y “Y yo a ella”. Quienes afirmaron que esta marcha es “Una forma de hacer notar los derechos, que tienen como comunidad LGBTI. Somos de una población que no es tabú en Colombia, que se discrimina.  Y aun todavía los derechos se ven como algo secundario. Entonces es una forma de hacernos notar, de decir que somos una comunidad grande, que estamos en pro de hacer valer esta garantía de derechos”.

luisa
Luisa Fernanda y Ana María. Fuente: Alejandra Niño y Angélica García

Por otro lado, en un comunicado expresado por la mesa LGBT en Bogotá, se envió un mensaje dirigido al electo presidente Iván Duque dónde advierten no aceptar dar marcha atrás a los derechos obtenidos en toda la comunidad: “Al presidente Duque, al Congreso, a la Rama Judicial y a los opositores de la igualdad les diremos este 1 de julio que nuestra consigna es clara: ¡Ni un paso atrás! No estamos dispuestos a volver al clóset, ni a dejar de nombrarnos como lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales. ¡Existimos!”.  Recordemos que en este nuevo gobierno están presentes dos de los grandes opositores del matrimonio y adopción por parte de parejas del mismo sexo, Alejandro Ordoñez y Viviane Morales.

En este día también se celebraban los diez años de la aprobación de la política pública lograda por el concejo de Bogotá, expedida en el acuerdo 371 de 2009. Brindando garantías plenas a cada uno de los derechos de la comunidad LGBT como: titularidad y efectividad de derechos, autonomía, identidad, equidad, solidaridad, diversidad y participación.

Sharid Presley, activista de la comunidad trans y perteneciente a la mesa LGBT de Suba nos cuenta: “lo que queremos ahorita en este nuevo gobierno es que no hagamos un retroceso de política pública, fue muy difícil llegar a esto. Llevamos muchos años en la comunidad y hasta ahora estamos completando diez años de mostrarnos”.

sharid
Izq. Sharid Prasley. Fuente: Alejandra Niño y Angélica García

La seguridad, la alegría, los vestuarios, el maquillaje, eran muestra de una comunidad presente, que se hace escuchar, que ya no permite agresiones y que exige ser reconocida como parte de la sociedad. Son personas inteligentes, capaces, profesionales, pero sobre todo amorosas y esa es la esencia de esta revolución que todavía sigue en pie.

Por eso Vicky, un hombre con labios pintados de un rojo encendido que combinan también con el rojo de sus tacones, de vestido de seda negro, pero con camiseta de los Guns N’ and Roses y un cigarro en su mano. Se define como la revolución de hombre-mujer “pues la ropa solamente es eso, ropa. Y no tienen por qué estigmatizarla ni ponerle género”. También nos cuenta que están llegando muy malas noticias respecto a lo que va a pasar con sus derechos y que por eso “quería venir lo más revolucionario posible. Tenía que venir, tenía que hacer alguna protesta, algo que se moviera. Por eso trate de ser lo más irreverente posible”.

Su amiga Katrina, de un vestido azul adornado de flores, puestas también en su cabello negro y una perfecta combinación de colores en su maquillaje. Es poética, increíblemente segura de sí misma, como cada uno de los presentes, y se inspira al preguntarle “¿De que estas vestida?” “Yo estoy vestida de mi misma, yo soy el orgasmo de mis sueños. Yo soy la paloma que se escapa de la jaula de mi mente”, responde.

marc
Fuente: Alejandra Niño y Angélica García

Faltan muchos aquí por resaltar,  exaltar, por admirarlos por su lucha constante y enfrentarse a las discriminaciones por las que tienen que convivir diariamente solo por ser diversos, no diferentes como dice Vicky. Ellos y ellas representan a los que ya no están, a los que han sido víctimas. Pero que se llenan de valor y ponen su voz en alto para decir ¡Aquí estamos! Hay mucho que aprender de ustedes, nos hace falta y les debemos como sociedad. Porque como dice Katrina “En realidad lo que uno ve en otros es el reflejo de uno mismo”.

Por: @marieangelicablog Y Alejandra Niño

María Angélica García Puerto

Estudiante de Comunicación social y Periodismo del Politécnico Grancolombiano. Amante de la verdad y la justicia. Mi voz y mis letras son la libertad para esta vana sociedad. Buscadora de historias que inspiren a los demás.