“Somos pueblo y mientras haya pueblo, habrá expresión popular”

Recuerde la profunda sonrisa que alguien le regaló cuando hablaba de su eterna pasión, cómo se dibujaba levemente esa sonrisa en su rostro, acompañada de una luz que hacía brillar los ojos expresando mucho más que palabras. La maestra Edelmira Massa Zapata, hija de la gran Madre del Folclor Colombiano Delia Zapata, quien fue la impulsadora de la música de los bailes de las Costas Atlánticas y Pacífica en Colombiaestá de pie desde la parte de atrás del patio viendo cada uno de los movimientos que sus alumnos realizan: “Mueve más la cadera, es una danza de la Fertilidad” les corrige.

Pasos

Siete alumnos se reúnen cada lunes, miércoles y viernes en la Casa Palenque de Delia, para danzar bajo la luna al ritmo del tambor de goma, que con tanta pasión lo interpreta “Iako”, el hijo de la maestra. Descalzos, llevan con su cuerpo las notas que los acompañan y con movimientos de brazos, cabeza y, por supuesto, cadera, logrando una coreografía magistral, una coreografía ancestral. Allí hay un politólogo, un artista visual, otro escénico, etc, de los que poco o nada se llegaría a sospechar que tendrían que ver con la danza.

Hablé con la maestra Edelmira Massa sobre la situación del folclor en nuestro país, la danza como arte y la fuerza que tenemos como pueblo para conservar nuestras raíces. Una entrevista que “lo conectará con el territorio”:

  1. ¿Usted cree que todos pueden dominar el arte de la danza?
    Todos pueden bailar y más las danzas tradicionales que están hechas por el pueblo y para el pueblo.
  1. ¿Qué siente que puede expresar cuando baila?
    No se puede describir, es el único momento en que está el cuerpo, el espíritu y el universo juntos. Entonces se hace un silencio de otros pensamientos que no tienen nada que ver. Es esa conexión originaria del hombre, del ser humano en comunión con el universo.
  1. ¿Cómo trasmite todas esas sensaciones a sus alumnos?
    Aquí solo viene gente que está interesada en su origen, entonces si ya intentan saber algo de Colombia y de acá, es más fácil transmitir la vivencia, que es un acto de encuentro; de cuerpos, de corazones, ritmos y con el tiempo se van adquiriendo las otras cosas, pero lo principal es tener una rutina y un encuentro constante durante mucho tiempo.
  1. ¿Qué significa este lugar para usted?
    Es mi vida (sonríe), porque llevó aquí desde el año 70 trabajando con la misma barca, atravesando el río (risas).
    Y con el mar pacifico…
    No, yo soy de Cartagena. Y aquí no nos enseñan sólo cosas de la costa pacífica, sino de todo el país: Costa Atlántica, Pacífica, Andina, Llanos y la selva. No es una identidad sectorizada, sino que tratamos de estar como colombianos, como una identidad que nos une. Aún conociendo los ritmos y las costumbres de cada región, tratamos de ser COLOMBIANOS y no afrodescendientes o indios o emberas, sino colombianos, y ése es el sentido de pertenencia que trabajamos acá.

Cuartico.jpg

  1. ¿Hay algún tipo de ritual que realizan antes de salir al escenario?
    No sólo se hacen para salir al escenario, sino para empezar y terminar cada clase. Un tipo de rito dónde nos encontramos libremente todos, porque también es la búsqueda de la espontaneidad y la libertad del ser humano. Los rituales originarios son alrededor de un circulo que convoca el espacio sagrado y de las personas que están en ese espacio, convirtiéndose en algo sagrado.
  1. ¿Hay algo más que la apasione?
    Sí, muchas cosas. Yo pinto, diseño el vestuario, hago otras cosas, uno siempre en la vida tiene que ser multifacético. Sólo que, ahora lo llaman profesión, entonces tiene que especializarse en una profesión. Yo soy absolutamente autodidacta y tengo todas las profesiones del mundo, me gustan todas y no voy a desechar ninguna (ríe).
  1. ¿Por qué bailar Folclor y no Salsa o Bachata, sin desmeritar estos ritmos?
    El trabajo de Delia, Emmanuel, el mío y el de esta Casa es difundir las tradiciones del pueblo colombiano. Si tú sabes bailar alguna danza colombiana, ya sabes bailar cualquier cosa del mundo porque tienes la rítmica.
  1. ¿Usted cree que el folclor se puede acabar, o sería necesario transformarlo para las nuevas generaciones?
    Mientras existan los pueblos del mundo, yo no creo que se pueda acabar (responde con firmeza). Siempre vamos a existir porque el pueblo es el soporte de todos los estados y no aquí sino en todo el planeta. Somos pueblo y mientras haya pueblo habrá expresión popular.

Danza

9. Cuándo usted confecciona el vestuario, ¿qué tiene en cuenta? ¿Con que colores cree que puede transmitir?
Aquí estudiamos las culturas originarias y hay un sentido del color dentro del pueblo amerindio, dentro del pueblo africano, dentro del pueblo europeo. Claro que ahora… Cómo decirlo… Hay una suerte de tendencias exóticas, a poner un montón de plumas, de lentejuelas y de colorinches bien desentonados para hacer un espectáculo. Nosotros tenemos en cuenta el color originario, siempre tienen un matiz, una forma de combinarse que tiene una relación con lo que uno está haciendo. No se trata de ponerse un vestido rojo para celebrar un funeral, ni un vestido blanco para irme de rumba. Son cosas básicas que ya están estipuladas dentro de la tradición, entonces uno se puede permitir la creatividad, teniendo en cuenta no desentonar (ríe).

10. ¿Por qué cree que un extranjero aprecia más este arte que nosotros mismos?
Porque están locos (ríe). Porque nosotros tenemos demasiado, como para no aprovecharlo. Este es un pueblo eminentemente bailarín y no sólo ahora, es desde antes que llegarán los europeos a América, pues en el pueblo amerindio todas las ceremonias, las actividades políticas, sociales, todo tenía música; canto, teatro y danza. Pues es la tradición de toda la expresión de estas y las cuatro son indisolubles, inseparables.

Usted puede visitar y tener la oportunidad de inscribirse en las clases de danza folclórica, para más información:
Calle 10 # 2-43 / Centro Histórico de Bogotá
311-5291130 / 3132035525
palenquedeliazapata@gmail.com
Palenque de Delia

Fotografías y escrito por: María Angélica García Puerto.

María Angélica García Puerto

Estudiante de Comunicación social y Periodismo del Politécnico Grancolombiano. Amante de la verdad y la justicia. Mi voz y mis letras son la libertad para esta vana sociedad. Buscadora de historias que inspiren a los demás.

Latest posts by María Angélica García Puerto (see all)

¿Quieres leer un poco más?