Más allá de un amor de verano

Fuente: labutaca.net

Con más de veinte nominaciones en diferentes premios y categorías (entre ellos nominación al Oscar como Mejor Película y ganadora como Mejor Guión Adaptado en los mismos), Call Me By Your Name es una historia centrada en el deseo y la juventud, más allá de los premios, o de que el deseo que se produce es entre dos hombres, es una historia que merece ser vista o leída.

Me referiré al libro y a la película como la historia, haciendo diferencia entre ambos cuando sea necesario. Elio es un chico de diecisiete años, algo introvertido y muy inteligente, cuyos padres tienen la costumbre de invitar estudiantes de doctorado a quedarse en su casa de verano en Italia. A cambio del hospedaje, el huésped debe ayudar al padre de Elio en sus obligaciones y labores académicas. En un principio, Elio muestra cierta molestia hacia Oliver, el nuevo huésped este verano, pero a medida que avanza la historia nos damos cuenta que la molestia es realmente un mar de sensaciones que le invaden por él. Como dije antes, esta historia se centra en el deseo y en la juventud; tanto el libro como la película abordan de manera original el deseo entre dos hombres, sin caer en repeticiones de otras historias. Esto último algo difícil de creer, teniendo en cuenta la innumerable cantidad de libros y películas con esta temática, y es tal vez porque en la historia no se habla de ser gay como un problema, ni es el tema central, Elio como tal no sufre ni pasa mucho tiempo pensando en por qué le atrae Oliver, incluso en el libro lo que lo hace sentirse más extraño es el hecho de que Oliver pueda fijarse en él.  La película muestra más el juego de desidias y coqueteo, el disfrute una vez dan rienda suelta a lo que sienten por el otro, sabiendo que el tiempo apremia.  La problemática que desarrolla el libro es el amor desbordado que siente Elio hacía Oliver y lo difícil que será dejarlo cuando el verano acabe. Incluso los padres de Elio resultan ser bastantes comprensivos con la relación que se desarrolla entre los dos, sin que les moleste tampoco el hecho de que Oliver sea seis años mayor que Elio. Una de las partes más álgidas de la historia es la conversación que Elio tiene con su padre, en torno a lidiar con los sentimientos después de una ruptura amorosa, una escena cargada de sinceridad y emoción.

La película le hace honor al libro, con las imágenes más fieles posibles intentando expresar todo aquello que queda por fuera del film, con un soundtrack muy bien cuidado e interpretaciones limpias, tal como las de Timothée Chalamet quien interpreta a Elio, o la de Michael Stuhlbarg, el padre de Elio. El final de la película llega mucho antes que el del libro, pero lo hace en un punto clave, en el que no hace falta decir más, es el final del verano, el final de una historia. Mientras que en el libro el autor se toma el trabajo de darnos a conocer lo que sucede con ambos personajes incluso unas décadas más tarde, la película cierra en el invierno siguiente a aquel verano, ya la historia de amor se contó de manera magistral  y pocas veces uno quiere saber qué pasa después de que una relación tan intensa termina.

Si me preguntan, no, nadie debería ver la película, porque no es una cuestión de deber, solamente tendría que verse para el disfrute, porque la película está diseñada para adentrarse en un viaje de los sentidos. Una historia con la que cualquiera puede sentirse identificado en lo que es ser joven, en ese indescriptible sentimiento de las primeras emociones, de los primeros descubrimientos del gusto y del querer. Es una historia en donde se muestran hermosos paisajes de Italia, exuberantes en la película, de alguna manera para darle esa sensación de juventud y un paraíso añorado. Es la historia de un verano inolvidable, del primer amor, de ese que nos marca, es la historia de Elio en el punto exacto del cambio entre joven y hombre, intentando descifrar el deseo, descubriendo lo que significa enamorarse,  lo que significa amar, todo esto en lugares idílicos de los que uno quisiera hacer parte.  

 

 

MIGUEL ÁNGEL CUESTA

Miguel Ángel Cuesta

Estudiante de ingeniería de sistemas de la Universidad Nacional de Colombia. Apasionado por la literatura. Crítico de medio tiempo, quejumbroso y homosexual de tiempo completo.

Latest posts by Miguel Ángel Cuesta (see all)

¿Quieres leer un poco más?