Consultas populares y retos de participación

Una amplia perspectiva de lucha contra la política económica y social de Juan Manuel Santos se ve en el auge de las consultas populares llevadas a cabo en el 2017 a lo largo y ancho del territorio nacional, las cuales prometen no sólo la defensa del medio ambiente sino también un cambio en la correlación de fuerzas políticas regionales, pues las consultas se abren a otros ámbitos: las revocatorias de alcaldes y gobernadores, de la mano de la ampliación del número de temas objeto de debate nacional en el último año, entre los cuales encontramos la corrupción, la política en materia de creación y distribución de riqueza en el sector agropecuario e industrial y el hacer de la salud, la educación, la vivienda y el transporte, entre otros; objeto de negociación privada.

Sin embargo, tal proceso de auge en la participación debe cuidarse de que, en un contexto en el que el neo-liberalismo permite a “las comunidades o las sociedades locales y sus gobiernos o auto-gobiernos (…) una autonomía en buena medida vacía, en tanto no pueden relacionarse con una base económica propia, estable y establecida” (Coraggio, 1997, p. 22), que tales agendas no sean tergiversadas y se mantengan a pesar de ellas la estructura de dominación política, “(…) para efectivamente servir a la democratización, se hace ya indispensable una reforma política profunda” (Coraggio, 1997, p. 24), y un cambio en el modelo económico.

Al respecto, el Gobierno pretende excluir del escenario político a actores que en esa materia podrían ser una alternativa política y económica. Mantener en la reforma política el umbral en el 3% y el mecanismo de la lista cerrada protege la corrupción de los partidos tradicionales y mantiene en sus estructuras a “élites políticas locales, [que] empobrecidas teórica e ideológicamente (…) se convierten en tristes mediadores, implementadores (…) de las políticas centrales” (Coraggio, 1997, p.7).

En materia económica, la descentralización neo-liberal profundiza la capacidad de extracción de rentas por el capital financiero. Además de la inversión directa en la extracción de nuestros recursos naturales, contra la cual se pronuncian las consultas, la inversión indirecta, el endeudamiento del Estado y de los territorios son algunas otras formas de esa extracción. Sumado a esto, están los intentos por organismos multilaterales de “reducción sobre todo de las políticas sociales, que equivale directamente a una reducción del salario social que vienen a sumarse a la del salario monetario” (Coraggio, 1997, p.7), por ejemplo la propuesta de la OCDE de establecer salarios regionales, aumentar la edad de pensión, llevar la pensión por debajo del salario mínimo, etc.

Los proyectos de des-centralización, las reivindicaciones de participación política democrática de las comunidades en la definición de las agendas económicas territoriales, debe complementarse con reivindicaciones nacionales que además de la relativa autonomía local contemple un cambio en el modelo económico y político, la defensa del agua y de la vida, la salud y educación como derechos públicos y gratuitos de acceso universal, la creación de riqueza y de empleo a partir del desarrollo del agro y la industria nacional, la defensa de la economía empresarial, la disminución de la pobreza y la desigualdad y la lucha contra la corrupción y la impunidad y la defensa de los derechos de organización y movilización gremial y política de la sociedad. Estas banderas, que sintetiza la solución a nuestros principales problemas, debe ser abanderado en perspectiva electoral en 2018 por un candidato que no represente ni sea derivación del bloque de poder ni santista ni uribista y que creo son representadas por la Coalición Colombia que con Jorge Robledo, Claudia López, Sergio Fajardo y otros sectores gremiales y políticos tiene grandes posibilidades de disputar la primera vuelta y de llegar a la presidencia de la República.

Coletilla: desde el comité Unidos Revocamos a Peñalosa invitamos a expresar su opinión sobre la revocatoria participando en la consulta virtual, ante el impedimento que el Consejo Nacional Electoral y todos los partidos tradicionales, pretenden montarle a los ciudadanos a ejercer su derecho democrático de ir a las urnas y decidir sobre la revocatoria de los mandatarios.

Bibliografía

CORAGGIO, José Luis. ‘’La descentralización: el día después… Las dos corrientes de Descentralización en América Latina’’. Cuadernos de Postgrado, Serie Cursos y Conferencias, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 1997. http://www.coraggioeconomia.org

Imagen tomada de http://bit.ly/2BB2e3e

Camilo Alcalde

Estudiante de Ciencia Política. Coordinador del POLO en la UN y voluntario con Jorge Robledo. Miembro del Centro de Estudios Sindicales y Políticos -CEDESIP. Activista de la Organización Colombiana de Estudiantes -OCE. Miembro del Grupo de Trabajo Avanza UN y de la Mesa Interpartidista UNAL-Bogotá.

¿Quieres leer un poco más?