El blockchain como revolución de la economía

Poco a poco las formas por lo que empieza a transitar la economía se desliga cada vez más de los métodos tradicionales de transacciones bancarias, o como dice el comercial “uga-uga”. Los métodos convencionales de hacer transacciones y los productos que se ofrecen a las personas exigen satisfacer una mayor necesidad, primero porque todo se haga público, que se pueda compartir, y que a la vez respete la privacidad de las personas de acuerdo con estándares digitales imponiéndose de manera aguerrida a los bancos y plataformas de transferencia virtuales que manejan divisas que terminan siendo un dolor de cabeza para un contador y además, unas comisiones enormes por transferencias de poco monto.

Desde hace casi 10 años se viene hablando de la blockchain (o cadena de bloques) que, dándole una explicación a lo colombiano es una cadena de transacciones de igual a igual, conformadas por distintas personas (en este caso los mineros que resuelven el algoritmo) y queda pública a través de un código llamado “hash” dentro de la cadena de bloques, de tal forma que se involucre de manera colaborativa a distintos individuos en una economía que llega a ser totalmente colaborativa. Uber, Airbnb, Bitcoin, ya son parte de esta economía y los bancos chinos entre otros, están empezando a entender esta tecnología al extremo de incursionar con sus propias criptomonedas en un mercado de valores que dejó de ser papel moneda para convertirse en criptodivisas.

El fenómeno de la Economía Colaborativa tiene la diferencia de que ya el negocio deja de ser monopolizado y pasa a convertirse en un fenómeno donde la interacción horizontal se vuelve el eje de la economía mostrando resultados equiparables para cada uno de los individuos que participan del negocio, es decir, empodera a las personas dentro de las distintas etapas o secciones que tenga el mismo. Es aquí donde la blockchain se vuelve una aliada, tanto en el ámbito estratégico de la validación de las transacciones por su naturaleza de validación principalmente descentralizado a través de mineros como en el mismo espacio colaborativo que emerge con el fenómeno de la revolución económica donde los distintos participantes obtienen ganancias según su participación y/o producto o servicio que les permitan desarrollar un beneficio a largo plazo.

Mientras bancos como Davivienda se abren a alianzas con Paypal para realizar transacciones con esa plataforma virtual, Bancolombia empieza a invertir en la educación sobre la blockchain a su público en general. Va en aumento la normalidad de  encontrar negocios en internet que acepten criptomonedas, es decir, el tabú del Bitcoin como la moneda de la Deep Web está siendo cosa del pasado porque se está convirtiendo en el presente y el futuro de la economía, programas de televisión como Mr. Robot o incluso Z Nation lo hablan cada vez más con mayor fluidez en sus guiones no solo para que la gente se integre con la vanguardia que la blockchain traen al ámbito económico sino también el impacto social que de a poco empieza a resaltar como sinónimo de integración.

Hay negocios e incluso bancos que aun ven en las criptomonedas y más aún en el blockchain un enemigo, cuando gracias a su descentralización lo deberían ver como un aliado que a largo plazo les permitirá no solo adecuarse a las innovaciones tecnológicas de vanguardia sino a que puedan ser parte de todo el fenómeno colaborativo que cada día recoge más y más personas no solo con criptomonedas sino también con bienes y recursos compartidos validados a través de un algoritmo común.

El blockchaines una herramienta que apareció ante nuestras manos y que si le sabemos dar un buen uso, fácilmente puede convertirse en nuestro aliado diario para distintas actividades, desde reconocer firmas digitales hasta comprobar con quién y cuándo fue realizada tal o cual transacción haciéndole incluso la vida más sencilla a los jueces que adelantan procesos legales también, debatiendo con mayor ímpetu actos como la corrupción, las mentiras y la seguridad de los clientes que llegan a hacer parte de la blockchain tanto como participantes como validadores de la misma.

¿Quieres leer un poco más?