Salud 2.0

La salud en Colombia ha venido en crisis desde hace varios años, con problemas como la falta de hospitales para atender a todos los usuarios; los paseos de la muerte; la pelea por autorizaciones para medicamentos o procedimientos, y los cierres de algunas EPS entre otros. A todos estos problemas se le suman hoy dos problemas más: la mala automatización y el exceso de burocracia. Analizar el sistema de salud no es nada fácil, pero estos dos factores tienen problemas visibles que vale la pena mencionar.

Un usuario no tendría por qué demorarse para que le den una factura, su demora debería ser sólo por el número de otros usuarios que hayan delante de él, pero se evidencia que esto no es así, los programas que hoy manejan la facturación pueden tardarse hasta diez minutos solo mientras se validan los datos. La automatización es algo necesario hoy en día, pero esta tiene un precio alto y tener un buen sistema requiere una buena inversión: el software, la actualización del mismo, los equipos en los que se usará y el mantenimiento de estos, la capacitación al personal que hará uso de él, etc. Es un precio alto, pero es necesario si lo que se quiere es mejorar los procesos o al menos tener un buen sistema. ¿Cuánto tiempo se le ahorraría a los usuarios si en vez de diez minutos el sistema se demorara solo dos en corroborar la información? Consultar información en una base de datos hoy en día no debería tardar, el costo informático de una gran base de datos es mucho menor a lo que era hace unos años y hay múltiples opciones que utilizan procesamiento en la nube a buen costo. Lo mismo pasa para pedir una cita médica; aunque algunas EPS cuentan con este servicio online o vía telefónica, hay citas que requieren autorización y es necesario requerirlas personalmente, ese es otro caso en el que podría tardar mucho si hay demasiados usuarios y el tiempo de respuesta del sistema es igual de lento.El caso es el mismo que en facturación: un asesor frente a una pantalla esperando que el sistema le de la información de autorización, de centros y horarios disponibles, mucha información para manejar, pero hoy en día los computadores pueden hacerlo.

La situación no mejora mucho en urgencias, a un paciente se le puede hacer repetir su historia clínica hasta cinco veces porque se carece de una base de datos centralizada en la red de atención. Además de eso el sistema que utilizan los médicos también es lento y tarda hasta cinco minutos solo en guardar datos. ¿Cuánto tiempo se le ahorra a los pacientes que esperan en urgencias si no le preguntaran por la historia clínica cada vez una persona distinta?, ¿cuánto tiempo menos sería el dolor y el desespero de las personas que llegan a urgencias si el sistema que utilizan los médicos no se demorara tanto solo guardando datos? Las EPS deben recordar que tratan personas, el problema está en que al igual que la educación, la salud se ha vuelto un negocio, el dinero es lo que importa, no se invierte lo suficiente en el software o en los equipos de cómputo y los usuarios son los afectados. Lo otro malo es la burocracia: tener que movilizarse entre sedes de la EPS para solucionar errores humanos, cosa que podría hacerse también con un buen sistema informático. Me explico, cuando se atiende en un hospital al paciente, el médico envía una orden médica a la EPS que debe ser aprobada y de allí poder pedir la cita médica o los medicamentos. En caso de que el doctor cometa algún error es necesario volver a donde él a que rectifique la orden, pero usualmente el usuario no se da cuenta en el momento sino hasta que le niegan la cita o el medicamento, de allí lo envían a otro centro donde le dicen el error del médico y así, todo un paseo por un error de tipografía, como el nombre de un medicamento mal escrito. Se sabe que los controles son necesarios para que personas inescrupulosas no puedan hacer de las suyas con medicamentos y otras órdenes, pero también es cierto que hay errores que podrían ser rectificados con una simple llamada o un e-mail al médico, sin tener que poner a una persona a hacer todos estos trámites. Mejorar estos sistemas no hará que se solucionen los problemas de la salud en el país, pero es un inicio que podría ayudar a las EPS a mejorar, que mejore la confianza en estas entidades o se asegure más la relación médico-paciente sin necesidad de tantos intermediarios y poder brindar al menos, un servicio aceptable a sus pacientes.

 

Miguel Ángel Cuesta

Estudiante de ingeniería de sistemas de la Universidad Nacional de Colombia. Apasionado por la literatura. Crítico de medio tiempo, quejumbroso y homosexual de tiempo completo.

Latest posts by Miguel Ángel Cuesta (see all)

¿Quieres leer un poco más?