Impunidad sistémica

IMPUNIDAD SISTÉMICA

El estudio Índice Global de Impunidad (IGI) México (CESIJ, 2016)1, sitúa a Colombia como el tercer país a nivel mundial con mayor impunidad, con un porcentaje de 75.6% sólo superado por México con un 75.7% y por encima Filipinas con un 80%.  Según las conclusiones del CESIJ, la impunidad alimenta la corrupción y  va de la mano con la delincuencia organizada.

En materia de corrupción, en un estudio de Transparency Internacional (2016)2 sobre percepción de la corrupción, Colombia recibió 37 puntos en una escala que va de 0 a 100 y en la que cero (0) equivale a ‘’altamente corrupto’’ y cien (100) a ‘’muy limpio’’.  También, según el último Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial (2016-2017)3, entre un total de 138 países, siendo 138 el último puesto,  Colombia ocupa el 129 en cuestión de ‘’desviación de fondos públicos’’, el 113 en ‘’independencia judicial’’, 112 en ‘’favoritismo en decisiones de funcionarios públicos’’, 104 en ‘’comportamiento ético de las empresas’’ y, entre otras, 128 en ‘’confianza pública en los políticos’’.

En materia de delincuencia organizada, la poca o nula alternancia ideológica en la dirección del Estado ha terminado por consolidar a la tradición liberal-conservadora y a sus variaciones en el santismo y el uribismo como auténticas organizaciones criminales, pues ha sido esta élite política la que se ha repartido el control de las ramas del poder público y  organizado en torno a garantizar la impunidad en los casos de corrupción que les es necesario cometer al sector público y privado para poder implementar las reformas neoliberales de las cuales salga favorecida una pequeñísima élite económica nacional y extranjera.

El neoliberalismo, basado en el debilitamiento del Estado, la eliminación de controles a las grandes empresas, la privatización, la disminución de impuestos a los monopolios y la precarización de las condiciones laborales, ha inducido e incrementado las prácticas de corrupción y ha sido la causa para legalizar muchas de ellas (…) No solo hay corrupción en el neoliberalismo, sin corrupción no hay neoliberalismo. (Arenas, 2017)4.

La relación entre neoliberalismo y corrupción, ha sido documentada por Zicolillo (2010) para Latino América y en Colombia por el actual candidato a la presidencia de la República  2018-2022, Jorge Enrique Robledo, en especial en el best seller ‘’La corrupción en el poder y el poder de la corrupción en Colombia’’, además de los casos allí descritos, Robledo ha sido quien más ha denunciado la trama de implicados en el caso odebrecht.

Es conocido que la transnacional brasileña sobornó a congresistas y funcionarios de los gobiernos Santos y Uribe a cambio de obtener de manera ilegal contratos de infraestructura junto con sus socios estratégicos, entre ellos el hombre más rico de Colombia, Luis Carlos Sarmiento Angulo; y que además financió las campañas de Santos-Vargas Lleras  y Zuluaga-Holmes  en 2014. Más allá de los pormenores de cómo se cometieron los delitos, entre otros, uno electoral al violar la prohibición constitucional de recibir financiación electoral por parte de extranjeros y uno administrativo por la forma ilegal de adjudicación de contratos,  es importante saber que el fantasma de la impunidad, más vivo que nunca, amenaza con que no se sepa la verdad total en el caso odebrecht.

Por un lado, a pesar de que los oficios No 0525  y 1946  remitidos por la Fiscalía al Consejo Nacional Electoral, dicen que se puede concluir certeramente que Odebrecht sí asumió costos relacionados con las campañas presidenciales de Santos y de Zuluaga en 2014, los magistrados del CNE son postulados por los partidos políticos y elegidos por el Congreso de la República en donde el uribismo y el santismo tienen mayorías aplastantes, así, 8 de los 9 magistrados están relacionados con los gobiernos y partidos que ellos mismos deben investigar y eventualmente sancionar

Por otro lado, son claros los conflictos de interés del Fiscal General Martínez por su cercanía política y económica con el Gobierno Santos del cual fue ministro, Cambio Radical con quien comparte amigos políticos, Sarmiento Angulo con quien tiene gran parte de sus negocios y con Odebrecht a la cual asesoró, tal como lo ha venido denunciando Robledo 7.  Cómo si fuera poco, se ha sacado a la luz que el fiscal general Martínez nombró como fiscal anticorrupción al corrupto Gustavo Moreno, cómo cuota de Leonidas Bustos, magistrado expresidente de la Corte Suprema de Justicia, a cambio de que éste presionara cómo jefe de debate en el nombramiento de Martínez cómo Fiscal general y que actuaba en la CSJ, pidiendo millonarios sobornos a través de Moreno para desviar procesos judiciales (http://bit.ly/2wgsSeF). Con todos estos elementos es evidente que Martínez está en la obligación de declararse totalmente impedido para investigar el caso y debe renunciar, pero su estancia allí ha garantizado impunidad a quienes gobiernan.

Es por esto que a diferencia de todos quienes abanderan la lucha anticorrupción como un fin en sí mismo, quienes estamos convencidos de que en Colombia el Sol sí puede brillar para todos y nos vinculamos como voluntarios a la campaña de Jorge Robledo a la presidencia, vemos en la lucha contra la corrupción un medio para acabar con la impunidad que la permite y para transformar el modelo económico a favor del 99% de la población. Mientras que el neoliberalismo sea la propuesta hegemónica en la conducción de la economía, la corrupción lo acompañará como su sombra (http://bit.ly/2ka8MKx).

Escrito por: Camilo Alcalde.

Notas al pie de página:

1 http://www.udlap.mx/igimex/assets/files/igimex2016_ESP.pdf

2  http://transparenciacolombia.org.co/indice-de-percepcion-de-la-corrupcion-2016/

3  http://bit.ly/2ekfCO5

4  http://bit.ly/2wxQry8   

5 http://bit.ly/2v68H0G

6 http://bit.ly/2tfFHpE

7 https://www.youtube.com/watch?v=DVdVO_sgg_M

Camilo Alcalde

Estudiante de Ciencia Política. Coordinador del POLO en la UN y voluntario con Jorge Robledo. Miembro del Centro de Estudios Sindicales y Políticos -CEDESIP. Activista de la Organización Colombiana de Estudiantes -OCE. Miembro del Grupo de Trabajo Avanza UN y de la Mesa Interpartidista UNAL-Bogotá.

¿Quieres leer un poco más?