¿Hasta cuándo la homofobia para hacer política?

El pasado 19 de junio, en un programa televisivo chileno se vio un acto de homofobia realmente reprochable. “El interruptor” es un programa que estuvo más de diez años al aire, luego de un tiempo acabó, pero el canal Vía X que lo producía volvió a emitirlo en el 2016. El interruptor cuenta con dos presentadores, Carolina Urrejola y José Miguel Villouta. José Miguel es un reconocido periodista en el país y es abiertamente homosexual. Al programa fue invitado Javier Soto, un pastor, el cuál desde la primera pregunta quiso llevar la entrevista por su cuenta, tomando la palabra y haciendo una oración casi que forzada, diciendo que era necesario conociendo la condición del presentador. Villouta guardaba la compostura mientras oía la oración y el resto de ataques que provenían del pastor, pero la entrevista tuvo que ser detenida nuevamente cuando el personaje expresó que no podía continuar sin antes ponerse una alfombra, acto seguido sacó una bandera LGBTI, dijo “es el trapo de inmundicia que hay que colocar acá” y se lo puso bajo los pies. El presentador (realmente de manera decente) le dijo que por favor no hiciera eso, que además él era quien manejaba el programa y lo estaba irrespetando. El pastor ignoró su petición diciendo que no lo estaba irrespetando, que simplemente estaba haciendo lo que suele hacer en otras entrevistas y el programa fue detenido. La directora del programa le dijo que no podía continuar si hacía eso y simplemente la entrevista no continuó. El vídeo fue subido por el mismo canal a su cuenta en YouTube con el nombre de “Ataque homofóbico del Pastor Soto contra José Miguel Villouta”, reconociendo y condenando la actuación del pastor.

Como todos los actos de homofobia este sólo transmite impotencia y dolor. Impotencia de ver que todavía hay personas en el mundo que viven bajo las premisas de siglos pasados, generando odio, usando la palabra “divina”, pasando por encima de los demás y haciendo daño, pero defendiéndose de sus actos tras la cortina de que un “Dios” los envía. Pensé en lo crítico de la situación y sentí pena cuando recordé que en este país se ven “pastores” de la calaña del pastor Soto. Curiosamente pude comprobar que Oswaldo Ortíz, un pastor y youtuber, aplaudió lo que sucedió en Chile diciendo que el pastor Soto estaba haciendo lo correcto contra la agenda LGBTI. Simplemente lamentable. Lamentable porque ellos ahora dicen ser los perseguidos, creen que la comunidad LGBTI tiene toda una agenda para monopolizar el mundo, toman las campañas de visibilización de la comunidad como afrenta personal, juran que se les lava el cerebro a los menores para ser homosexuales o transexuales y otros miles de pensamientos que nacen de la desinformación. Nombrar a Oswaldo es un arma de doble filo, ya que al ser una figura pública se le hace propaganda, pero lo cierto es que él es uno de los que de mano de la senadora Viviane Morales y el pastor Miguel Arrázola han intentado vulnerar los derechos de la comunidad LGBTI en los últimos meses. El referendo propuesto por la senadora Viviane Morales que iba en contra no sólo de padres diversos, sino también en contra de madres y padres solteros es una clara muestra de ello, ya que en los vídeos de Oswaldo su principal argumento era que nada más abominable que dos hombres o dos mujeres criaran a un menor.

Hay dos hechos importantes en este acto que se vio en Chile y en lo que se vive hoy localmente, el primero es que la homofobia no es realmente algo nuevo en estas comunidades religiosas, pero es preocupante que hoy en día esas comunidades ganan cada vez más seguidores y “se van detrás” de personajes como el ex procurador Alejandro Ordóñez. El ya mencionando Oswaldo apoya al ex procurador en sus campañas, al igual que la diputada de Santander, Ángela Hernández. Estos tres personajes unidos por la fe y el odio se unieron para la marcha del pasado primero de abril “en contra de la corrupción”. Hicieron vídeos convocando a las personas, uno como el del procurador con la diputada o el procurador con Oswaldo, diciendo defender la familia, ir en contra de la corrupción del gobierno Santos, pregonando una alta moral, sin importar que el ex procurador Ordóñez haya sido destituido de su cargo por la Sala Plena del Concejo de Estado.

La Sala Plena tuvo razones para destituir a Ordoñez al encontrar “irregularidades” en cómo fue elegido: al ex procurador se le acusa de poner en cargos públicos, como los de magistrado en la Corte Suprema de Justicia, a parientes cercanos, yendo en contra del artículo 126 de la Constitución Política (Primer fragmento del artículo 126 de la Constitución: “Los servidores públicos no podrán en ejercicio de sus funciones, nombrar, postular, ni contratar con personas con las cuales tengan parentesco hasta el cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad, primero civil, o con quien estén ligados por matrimonio o unión permanente…”),  los cuáles una vez en su cargo votaban también por él para que siguiera siendo procurador.

En pocas palabras, elegía a sus familiares para ocupar puestos públicos y ellos lo devolvían el favor para seguir en el poder, lo cual es corrupción y un delito. Los fieles de estos grupos religiosos siguen a estas figuras como las ovejas que se consideran, sin interesar que sean corruptos o criminales, porque todo lo malo que hacen resulta para ellos como “ataques del maligno” o de los LGBTI en su defecto. En este tiempo de posverdad ellos buscan siempre tener la “verdad absoluta”, así como hacerles creer a miles de personas que los LGBTI no tenemos vida ni nada más que hacer que querer que todos sean como nosotros aunque eso sea imposible, que los LGBTI tenemos una dictadura:  “(…) el rompecabezas del Lobby de la dictadura Gay en Colombia” dice Oswaldo en uno de sus vídeos (muy gracioso pensar en una dictadura que no tenga poder y esté a favor de los que pasan por encima de ellos), que se quiere acabar con la familia simplemente al mostrar que hay más de un tipo familia que la tradicional conformada por un hombre y una mujer, como con el referendo de Viviane Morales. Lo segundo importante es el mensaje que envían estos personajes y a quienes le llegan, porque es inevitable al ver estos episodios pensar en las millones de personas que están en el clóset, que tienen miedo de aceptarse como son, que están solos y que hoy más que nunca necesitan voces de apoyo. Me devuelvo a tiempos en los que ese niño asustado y solo era yo, que gracias a personas que me mostraron que yo no era anormal ni una abominación pude seguir adelante a diferencia de muchos jóvenes que tuvieron o están en riesgo de tener un final trágico.

Es triste que la gente no lea, no busque, no mire más allá y no se den cuenta que realmente el odio que promueven hacia los que nos identificamos como parte de la comunidad LGBTI es un mecanismo para ganar adeptos, ya que odiando algo en común se consiguen más votos. Deben entender que su fin es el poder político y el bienestar personal, que no les interesa ni la familia que dicen defender ni los niños que no son adoptados, que no son enviados por el altísimo y que sus fines no son los que predican. Si algo de esto fuera cierto uno quisiera creer que su campaña sería con algún político que tenga una historia menos turbia, pero como vemos, no es así. De esta manera es cómo nos encontramos ante la vieja manipulación de las masas con los nuevos medios digitales, se puede ver como Oswaldo o la diputada Hernández cuentan con más de cien mil seguidores en sus páginas cada uno. Algo se debe hacer para que estos grupos no sigan avanzando, que la gente se dé cuenta de que sus creencias están siendo utilizadas por personas de ética cuestionable oculta tras una biblia.

Si las cosas siguen como van terminaremos con Ordóñez en la presidencia, demostrando que la patria boba no ha muerto, que son más todos aquellos que votaron por el “No” en el plebiscito aludiendo a que había ideología de género tras los acuerdos, que son más todos aquellos que asistieron a la marcha el primero de abril diciendo ir contra la corrupción, pero marchando tras un corrupto. Somos los jóvenes ahora los que nos vemos con más fuerza para atacar el problema, de no dejar que gane un conservatismo dañino que impone su creencia en un país laico. Los LGBTI no tenemos ni una dictadura ni una agenda para adueñarnos del mundo, no estamos en contra de la religión ni queremos acabar con ella, buscamos sólo la visibilización para la reivindicación de nuestros derechos, queremos demostrar que somos simplemente seres humanos con los mismos derechos y deberes que cualquiera.

Por: Miguel Ángel Cuesta Palacios. Estudiante de ingeniería de sistemas de la Universidad Nacional de Colombia. Apasionado por la literatura. Crítico de medio tiempo, quejumbroso y homosexual de tiempo completo.

Imagen tomada de goo.gl/zzsaQJ

Otros Autores

Usuario creado con el fin de asegurar la autoría de los escritos a quienes no tienen un perfil en WordPress.

¿Quieres leer un poco más?