Juntos sí, ¿será que unidos?

La Asamblea de la sede de Bogotá se llevó a cabo el 10 de mayo en el Auditorio León de Greiff a las 9 a.m. y finalizando hacia las 2 p.m. Esta Asamblea se convocó con el fin de definir una posición de la sede de Bogotá respecto a la propuesta que dio el CSU el 9 de mayo, y la manera de proceder por parte del cuerpo estudiantil.

Al inicio de la Asamblea Andrés Salazar, representante de los estudiantes ante el CSU y miembro de Viva la UN, relató que los demás miembros del CSU ya sabían de los bloqueos y del pronunciamiento estudiantil, por lo cual se propuso que en la reforma al Estatuto Estudiantil de Bienestar y Convivencia, Acuerdo 044 del 2009, hubiese participación por parte del cuerpo de los estudiantes, propuesta que recoge el sentir de la gran mayoría de los estudiantes. La petición fue denegada, así que Salazar se decidió por formular una contrapropuesta: extender el plazo de aprobación consultiva hasta el dos de octubre del presente año para discutir y participar en la reforma. El CSU estuvo de acuerdo con la condición de que se levantaran los bloqueos y se regresara a la normalidad académica. Salazar argumentó que esto se propuso con el motivo de que se pudiese terminar el semestre sin problemas y que, en el tiempo de vacaciones, se estudiara la reforma para formular una propuesta metodológica y que se iniciara el otro semestre con un movimiento político que tendría una mayor acogida que en estos momentos de exámenes finales.

Esta propuesta fue apoyada por otros representantes como Carlos Ariel Bautista, Representante Estudiantil ante el Comité Asesor de Derecho en Pregrado. Sin embargo, varios de los asistentes a la Asamblea se mostraron en desacuerdo con esta propuesta, arguyendo que las posibilidades políticas que se tendrían en octubre serían las mismas que se tienen ahora, por lo cual se debería continuar con los bloqueos para pronunciarse ante la propuesta del CSU. El representante de Odontología, Arnol Jonathan Forero Pérez, fue uno de los que propuso seguir con las movilizaciones y los bloqueos, pero insistiendo en que el servicio de salud que se prestaba en su departamento no se viera afectado. Entre los principales opositores a esta propuesta se encuentran los miembros de Avanza UN y de la Organización Colombiana de Estudiantes (OCE).

En la Asamblea se notó un disenso acentuado con respecto a las vías de hecho que se estaban implementando, presentándose el espacio también para los insultos y apatías entre las organizaciones, diviendo a los estudiantes. Al punto en que Andrés Salazar dijo que “si en la UN sólo se aceptaba una posición, que le avisaran para retirarse”.

Muchos de los presentes expresaron que no es el momento de que el estudiantado se polarice sino es momento de llegar a un consenso. Alrededor de las 2 p.m. se sometió a votación la posición de la sede Bogotá, aunque hubo quienes resaltaron que el Auditorio no estaba completamente lleno.

Luego de una ronda de informes de las distintas facultades y sedes, además de tres rondas de intervenciones, se definió que:

1. La Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, se declara en anormalidad académica hasta el día viernes doce de mayo. También como muestra de apoyo al cese de actividades académicas en la sede Medellín, pero que continúa en movilizaciones artísticas y pedagógicas.

2. Los edificios que se encuentran bloqueados (Sociología, Aulas de Ingeniería, Aulas de Ciencias Humanas y Odontología), continuaran así hasta el día viernes. Las demás facultades podrán acogerse a los bloqueos o podrán continuar abiertas pero también con la obligación de reunirse para dar un informe y, de igual manera, hacer pedagogía acerca de lo que se plantea instaurar con la reforma que propuso el CSU.

3. Este mismo viernes se realizará una movilización por la universidad con el fin de tomarse el Uriel Gutiérrez.

Procediendo de esta manera se pensaba que se tumbaría la propuesta del CSU de dar plazo de tiempo consultivo hasta el dos de octubre, quedando tentativamente la fecha del doce de junio para la aprobación de la reforma. Pese a todo, ayer, 11 de mayo, el Vicerector y los Decanos de la sede Bogotá emitieron un comunicado afirmando que:

“Se amplió en tres (3) meses, por parte del Consejo Superior Universitario, el término para realizar el segundo debate sobre el proyecto del nuevo Estatuto Estudiantil en sus Disposiciones de Bienestar y Convivencia, acogiendo así la solicitud del representante estudiantil ante el CSU en la sesión del 9 de mayo de 2017.”

El día de ayer también se reunieron algunas facultades para discutir cuál sería la manera de proceder para discutirlas el día de hoy en la Asamblea de sede que se llevará a cabo en el Auditorio León de Greiff a las 9 a.m., después de la cual se realizará una movilización hacia el edificio Uriel Gutiérrez.

Por: Miguel Ángel Tavera Cárdenas @migueltavera

Foto tomada de: goo.gl/oj4UnH

Miguel Ángel Tavera Cárdenas

Estudiante de Estudios Literarios (Literatura) de la Universidad Nacional. Escritor de sutiles letras para esta realidad abrasiva. Amante de las melodías, partidario del arte, lector compulsivo y un soñador de tiempo completo, por eso es probable que lo que yo diga sea una ilusión.

Latest posts by Miguel Ángel Tavera Cárdenas (see all)

¿Quieres leer un poco más?