Por qué la problemática ambiental NO es una problemática estatal

Aunque un gobierno haga una ley dando permiso a los burros para que vuelen, no por eso a los burros les saldrán alas.” Jorge Loring Miró S.J.

En la actualidad, hablar sobre el medio ambiente es hablar sobre una problemática que aqueja a cada habitante del planeta tierra, por esto, en los últimos 50 años ha habido un incremento exponencial en la exposición y preocupación por el calentamiento global y por la explotación de distintos recursos finitos. Pero, ¿quién nos puede asegurar que esta problemática es política-moral y no científica-tecnológica?

Los movimientos ambientalistas son una oposición a las empresas encargadas de generar daños ambientales, pero no pasan de eso, de ser una oposición sin propuesta alguna a las problemáticas de las que se aquejan. Estos movimientos buscan pedir regulaciones estatales que acaben con los daños ambientales y la explotación de los recursos finitos, pero si el Estado regula estas empresas, ¿no estaría condenando a su país al subdesarrollo deteniendo el avance tecnológico? Es apropiado recordar que la tecnología ha sido la única capaz de detener enfermedades, muertes, epidemias y demás problemáticas que le ha generado el planeta tierra a la raza humana en los últimos siglos. Los científicos han logrado dominar la naturaleza para que esta esté a favor de las necesidades de los humanos. El mundo nunca ha tenido tan buenos estándares de vida como los tiene actualmente.

La innovación tecnológica va de la mano con el desarrollo económico y la prosperidad en un territorio, además es la única capaz de acabar con la explotación de los recursos finitos y de evitar los daños ambientales pasando a un modo de producción más amigable con el medio ambiente. La producción tecnológica hace parte del mercado, por esto, en la actualidad la demanda exige una producción sostenible que solo los científicos innovando y sin regulaciones estatales sabrán satisfacer, porque estas restricciones solo harán que los daños ambientales pasen a manos de empresas ilegales como ya sucede en distintos países que presentan estas regulaciones.

Más allá de detener el avance tecnológico, ¿qué podría hacer el Estado para fomentar este desarrollo sostenible? Hacer asociaciones público-privadas para fomentar la investigación científica en cada país pasando a un modo de producción más verde y reduciendo así los daños ambientales. Basta con traer modelos ambientales prósperos de otros países, como los de los países nórdicos, en los cuales por ejemplo, se recicla el 100% de las basuras, y además se usa el metano liberado para generar combustibles. Por último, las soluciones empiezan en casa: qué tal si se empieza a reciclar, a gastar menos luz y menos agua, si se deja de botar basuras en las calles, si se dejan de usar bolsas plásticas para hacer el mercado. Las soluciones están. Basta aplicarlas, ya sea desde asociaciones público-privadas para fomentar la innovación, y/o desde un ámbito ciudadano para contribuir con el medio ambiente.

Por: Martín Sánchez

Imagen tomada de: http://turismerk.com

Otros Autores

Usuario creado con el fin de asegurar la autoría de los escritos a quienes no tienen un perfil en WordPress.

¿Quieres leer un poco más?