¡Abajo el sociólogo tirapiedra!

Con la detención el pasado 23 de febrero de Mateo Gutiérrez, un estudiante de sociología de la Universidad Nacional de Colombia, se avivó al interior del Departamento un debate acerca de la estigmatización del sociólogo, es decir, la asociación generalizante del sociólogo –en especial si proviene de la Nacional– con el “subversivo”, el “tirapiedra” o meramente el “mamerto”. Basta recordar al respecto los numerosos chistes cotidianos según los cuales graduarse de sociólogo es homologable a sacar un “diploma de guerrillero”.

Alarmados, con razón, por lo pernicioso que podría resultar dicho estigma en un contexto social tan polarizado como el nuestro, hace unos días un grupo de estudiantes realizó un desagravio simbólico instalando en la entrada del Departamento de Sociología un espantapájaros con el lema: “espantando estigmas”.

Más allá de la composición estética del espantapájaros, algo muy llamativo del muñeco era lo que había detrás. En las paredes del fondo se leían tres graffitis: “yo defiendo la capucha”, “MB (Movimiento Bolivariano)”, “Farc-EP”, y unos pasos más allá había un mural de considerables dimensiones con la imagen de Camilo Torres (padre fundador del departamento) cargando un fusil al hombro.

Estas paradojas en el terreno iconográfico tendrían que motivar una seria auto-reflexión. Es necesario rechazar las generalizaciones nocivas de las que somos presas los sociólogos, pero al mismo tiempo deberíamos preguntarnos en qué medida nuestro propio Departamento ha alentado la generalización de esta imagen pública que hoy nos parece estigma.

Por décadas, la imagen del sociólogo ideal promovida por el Departamento fue, y hasta cierto punto sigue siendo, la de aquel que señala, cuestiona y desafía las injusticias cometidas por las instituciones estatales. Si lo hacía violentamente (como el último Camilo) o pacíficamente (como el último Orlando Fals Borda, el otro “padre fundador” del Departamento) no era la cuestión fundamental. Pregonando una polémica implacable con el Estado, el Departamento se representó a sí mismo genéricamente como la cuna del “pensamiento crítico”.

En parte por esta auto-representación, me parece que en Sociología (aunque esto es aplicable, con matices, a la Universidad Nacional en general) hemos experimentado una especie de “convivencia pacífica” con las organizaciones violentas de izquierda. No hay glorificación, ni tampoco complicidad abierta, pero sí hubo (y hay) una condescendencia silenciosa, una cierta ambigüedad hacia ellas desde un sector importante de estudiantes. A pesar de algunas notables excepciones, sus graffitis se preservan y los actos públicos de los grupos clandestinos universitarios fueron siempre más o menos tolerados.

Según los datos recogidos en 2013 por el proyecto “Tenemos que Hablar” en 2013 a través de una encuesta a una muestra representativa de estudiantes de la Universidad Nacional en su sede Bogotá, el 21% de la población estudiantil aprobaba los tropeles realizados por grupos encapuchados en el campus. Es decir: 1 de cada 5 estudiantes. Cifra desigualmente distribuida por facultades, siendo Ciencias Humanas una de las más altas. Allí, 1 de cada 3 estudiantes dijo aprobar los tropeles.

Pierre Bourdieu decía que en el Estado contemporáneo conviven contradictoriamente un brazo izquierdo (de programas y servicios sociales) y un brazo derecho (de políticas militaristas y privatizadoras). Del Departamento de Sociología podría decirse que tiene, por una parte, un brazo izquierdo levantado en puño firme, apuntando a las numerosas injusticias del Estado, y por otra parte un brazo derecho que reposa en el bolsillo, más o menos indiferente (paradójicamente acrítico) ante  los abusos antidemocráticos de algunos grupos violentos de izquierda, a los que en ocasiones miembros del Departamento se han vinculado.

Hay que exigirle a la sociedad, y en particular a los medios masivos de comunicación, que examinen los imaginarios estigmatizantes que reproducen –consciente o inconscientemente– en sus narrativas. Pero también creo necesario superar nuestra posición pública ambigua ante las guerrillas antes de escandalizarnos cada vez que nos toman por “guerrilleros”. Si queremos desterrar el estigma debemos primero ser más claros en el rechazo de las prácticas violentas que han tenido lugar en nuestro Departamento, del mismo modo en que lo hizo la actual Dirección en un reciente comunicado sobre el caso de Mateo.

Para lograr un espantapájaros de mayor envergadura simbólica, acaso sea necesaria una previa intervención iconográfica y colectiva del Departamento, una que sustituya toda referencia a la validación política de la violencia, más allá de la afinidad ideológica que se pueda o no tener con los grupos que la reivindican.

Por: Nicolás Rudas

Imagen propia.

Otros Autores

Usuario creado con el fin de asegurar la autoría de los escritos a quienes no tienen un perfil en WordPress.

¿Quieres leer un poco más?