CINE FORO: La pianista ¿Un caso de perversión femenina?

“La pianista”,dirigida por Michael Haneke, se presentará el próximo Viernes 31 de marzo a la 1:30 p.m. en el auditorio Virginia Gutiérrez del edificio de Posgrados de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional.

La pianista’ —dirigida por Michael Haneke, quien también dirigió ‘Amour’ (2012)—, y protagonizada por Isabelle Huppert, recientemente nominada al Oscar a Mejor Actriz por su papel en la película ‘Elle’ (2016), se presentará el próximo Viernes 31 de marzo a la 1:30 p.m. en el auditorio Virginia Gutiérrez del edificio de Posgrados de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional.

El cine foro, organizado por el Grupo de Estudios en Psicoanálisis, tendrá como invitado a Álvaro Reyes Gómez, profesor de la Escuela de Estudios en Psicoanálisis y Cultura de la Universidad Nacional, quien ha trabajado el tema de la perversión. El foro espera que la discusión se centre sobre la Perversión como estructura clínica.

El objetivo del cine foro, según sus integrantes es ‘aterrizar la teoría’ y ‘discutir sobre la perversión en torno al caso que se presenta a través de la película’. Además, se busca acercar el estudio del psicoanálisis a la comunidad en general.

El Grupo de Estudios en Psicoanálisis nació en el 2013, con el apoyo de la Escuela de Estudios en Psicoanálisis y Cultura de la Universidad Nacional, como una iniciativa estudiantil que busca consolidar el estudio teórico del psicoanálisis entre los estudiantes de la Universidad Nacional. Mónica Cañón, coordinadora del grupo, afirma que «el espacio del grupo no es solamente para estudiantes de psicología –por el contrario- está abierto a estudiantes de otras disciplinas y universidades interesados en el psicoanálisis».

Sobre la película:

La pianista se centra en Erika Kohut, profesora de piano del Conservatorio Estatal de Viena, quien vive con su madre, una mujer controladora con problemas de alcohol y que demuestra su soledad a través de su relación con la televisión. La relación entre Erika y su madre está dictada por el amor-odio. El vínculo entre las dos mujeres, quienes duermen juntas, es perturbador.

La frágil calma entre la protagonista y su madre se ve interrumpida por uno de los estudiantes de Erika, Walter. La aparición del joven marca el ritmo de la película y devela el carácter de la profesora de piano. Sus constantes visitas a teatros pornográficos y sex-shop y su fetiche voyerista son solo parte de su vida detrás del intachable conservadurismo que Erika muestra en público.

Esta película fue aclamada por la crítica, descrita como violenta y punzante, retrata los deseos ocultos de los individuos que, en apariencia, llevan una vida completamente normal.

Por: @leomunnoz

Leonardo Muñoz Guerrero

Politólogo de la Universidad Nacional. Redactor en Revista Ciudad Blanca. @leomunnoz

¿Quieres leer un poco más?